Editorial & Opinion

Sitramss: ¿resolución de difícil cumplimiento?

Francisco Díaz Rodríguez / Abogado

jueves 27, junio 2019 - 12:00 am

Dos asuntos relevantes fueron sometidos a examen de constitucionalidad en el caso Si­tramss: la resolución del Director General de Tránsito (DGT) de 16 de abril de 2015, declarada inconstitucional por infringir el Art. 120 de la Constitución (Cn), debido a que, aun cuando “por medio de dicho instrumento no se ordenó la segregación de las calles ni se dispuso la construcción de las estaciones en ellas ubicadas, sí estableció su uso privativo para los vehículos del Sitramss”; y el Decreto Legislativo (DL) 992 de 25 de enero de 2012 emitido por la Asamblea Legislativa, mediante el cual aprobó el préstamo que serviría para cooperar en el programa de transporte, que no fue declarado inconstitucional “ya que no permite alterar el uso público de una vía capitalina, por medio de la construcción (…)”.

Luego de una excelente explicación sobre los bienes públicos, la sentencia razona que, conforme al Art. 120 Cn, la explotación de bienes de uso público por parte de particulares debe ser autorizada mediante concesión por la Asamblea. Agrega que, según el Art. 234 inciso 1 Cn, siempre que hayan de comprometerse bienes o fondos públicos deberá utilizarse el procedimiento de licitación, y concluye que la concesión legislativa debe practicarse mediante una licitación pública.

Pocos renglones antes, la sentencia expone: “la Asamblea, al emitir la regulación infraconstitucional (o sea, las leyes en general) debe acoger la licitación pública como la regla general de contratación”, y agrega que la Asamblea “queda habilitada para determinar los casos en los que (…) no sea factible la licitación pública como medio de contratación”. Se habla, pues, de legislar, función propia y natural de la Asamblea.

publicidad

Más adelante, la sentencia dice: “dicha regla (general de contratación) rige las contrataciones practicadas directamente por la Asamblea , particularmente cuando se trate de adjudicar una concesión demanial” (en cristiano, de bienes públicos). Aquí ya no se trata de la acción de legislar, sino de que la Asamblea  realice ella misma el proceso de licitación como si el Sitramss fuera obra propia.

Creí haber entendido mal, pero no: el romano VII de la sentencia, en particular los párrafos 6. C. D. y E., son claros al establecer que será la Asamblea quien llevará el proceso de licitación, desde la formulación de las bases, hasta la adjudicación, fase por fase.


La concesión a favor de Energía del Pacífico Ltda. de C.V., para la explotación del espacio de dominio público marítimo y terrestre para la generación de energía eléctrica a base de gas natural, se otorgó mediante una Ley especial de -casi- ese nombre (DL 275 de 17/03/2019), que se basó (i) en la Ley de concesión de espacios de dominio público marino y terrestre (DL 906 de 13/02/2018), y (ii) en un proceso internacional de libre concurrencia realizado por la SIGET, es decir, por la administración y no por la Asamblea, en 2013.

La sentencia Sitramss, consciente del impacto social y económico de la obra, concede un año a la Asamblea para que “decida si concede, previo proceso licitatorio, la autorización para la explotación del bien de uso público en el que están construidos el carril segregado (…) y las estaciones de los autobuses del Sitramss”, entiéndase, para que la Asamblea licite el mismo Sitramss, con todos sus problemas actuales.

¿Estará nuestra Asamblea en condiciones de hacerlo ella misma? Lo dudo. Quizás deba contratar –mediante concurso público– una empresa independiente que se ocupe del proceso licitatorio. ¿Tiene fondos para pagar los honorarios de la empresa? El concurso público tomará, con suerte, tres o cuatro meses; quedarían a la empresa ocho, o siete, por el que ya va pasando.

Además, ¿Si el error constitucional fue cometido por el Director General de Transporte y no por la Asamblea, por qué resulta ser ésta la obligada a repararlo? ¿Fue la Asamblea quien ordenó las obras? ¿Fue consultada previamente? ¿No tendría alguna o mayor responsabilidad quien sin concesión alguna ordenó construir sobre bienes de uso público?

Si la sentencia no se cumple en tiempo la Sala ordenará: primero, rehabilitar el tránsito como era antaño, eliminando los separadores y toda señal de exclusividad de los carriles. ¿Lo ordenará al Órgano que legisla, o al que ejecuta obras? Y ordenará, segundo, eliminar el uso exclusivo de las estaciones y “ponerlas a disposición de las autoridades para que regulen su uso en relación con el transporte público de pasajeros, de modo que recupere su naturaleza de bien de uso público.” No logro imaginar cómo, y me pregunto cuáles autoridades: ¿las legislativas por el incumplimiento, o las ejecutivas por violar la Constitución?

Sí, me parece una sentencia de difícil cumplimiento.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.