Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Steven y Ricardo, medallistas de bronce que valen oro

Jaime Ulises Marinero / Periodista

martes 18, septiembre 2018 - 12:00 am

Muy pocas veces se habla cosas buenas de nuestros jóvenes. Pareciera que para salir en las noticias nuestros jóvenes deben ser víctimas o delincuentes. Casi siempre quienes escribimos columnas de opinión lo hacemos sobre duros temas de la realidad nacional.

Este día ocupo mi espacio para escribir sobre dos jóvenes, aún sin Documento Único de Identidad (DUI), que han llenado de mucho orgullo a sus padres, a sus amigos, a sus compañeros, a sus parientes, a la Universidad de El Salvador y a la patria entera. Se trata de Marvin Steven De la Cruz Escalante y Ricardo Alejandro Hernández Ramírez, quienes la semana pasada ganaron medalla de bronce, al finalizar la XII Olimpiada Iberoamericana de Biología, celebrada en la ciudad de Loja, Ecuador, del 10 al 14 de septiembre.

Ambos adolescentes, estudiantes de bachillerato, forman parte del Programa Jóvenes Talentos de la Universidad de El Salvador  (UES) y viajaron a Ecuador para medir sus conocimientos con otros adolescentes de 13 países iberoamericanos. En total participaron 51 jóvenes talentosos procedentes de diferentes y prestigiosas universidades. En otras palabras, concursaron 51 jóvenes considerados los mejores en Biología en América Latina, más España y Portugal.

publicidad

Marvin Steven es un muchacho de 17 años, precisamente los cumplió un día después de recibir la medalla de bronce; estudia segundo año de bachillerato general en el Complejo Educativo Católico Nuestra Señora de La Paz, en Olocuilta. Ricardo Alejandro, tiene 17 años y también estudia segundo año de bachillerato.

Ambos jóvenes ganaron en las olimpiadas nacionales después de mostrar capacidad y talento. Marvin Steven fue propuesto por su  centro de estudios para asistir a las academias sabatinas y tras ser seleccionado como uno de los mejores  en el departamento de La Paz, fue escogido para participar en el internado FDTC (Futuro Dirigente Técnico Científico) que es parte del proyecto Jóvenes Talentos de la Universidad de El Salvador, con el auspicio del Ministerio de Educación. Ricardo Alejandro entró al programa Jóvenes Talentos desde que cursaba quinto grado.


Durante largas semanas, meses y años estos jóvenes adolescentes se sacrificaron con disciplina y esmero. Noches enteras estudiando, sin mucho tiempo para divertirse o compartir con otros jóvenes de su edad, Marvin Steven y Ricardo Alejandro se prepararon para ser los mejores en el país, de tal manera que junto a otros dos jóvenes más fueron seleccionados para viajar a Loja.

Su retorno al país, anónimo pero alentado por la felicidad de los suyos, lo hicieron con el corazón henchido, felices de un triunfo que comparten con sus padres, familiares, amigos, compañeros y sus profesores. Valió la pena el esfuerzo y Dios mediante el futuro bonancible sea para ellos en una sociedad más justa y accesible. Si siguen los anhelos de su corazón, los sueños e ilusiones de sus años mozos, muy seguramente ambos llegarán a ser destacadísimos profesionales y hombres de bien de quienes nos sentiremos plenamente orgullosos, como ahora.

Bien por los padres de Marvin Steven, a quienes conozco personalmente porque son mis amigos. Seguramente Norma Elizabeth Escalante y Marvin De la Cruz López, al igual que los padres de Ricardo Alejandro, lloraron lágrimas de felicidad al saber que sus amados hijos lograron vestirse de gloria y elevar hasta lo alto el nombre de El Salvador. La noche del viernes  pasado cuando le hablé a Marvin para felicitarlo por el triunfo de su Steven, estaba llorando de emoción. Y  es que el triunfo de Steven también es el triunfo de sus padres.

Muy bien por Marvin Steven y Ricardo Alejandro, quienes más allá de las fronteras patrias, llenaron de orgullo al país y demostraron que entre los salvadoreños también tenemos talento joven. En el país no todo es delincuencia, corrupción o pobreza. También tenemos jóvenes disciplinados que guiados por los senderos del bien, pueden subir al cielo de sus anhelos.

Algunos de nuestros jóvenes destacan en deportes, otros en artes o en sus estudios. Nuestros jóvenes son dinámicos, serviciales y deseosos de oportunidades.  Nunca debemos desistir de creer y apoyar a nuestros niños, adolescentes y jóvenes, independientemente de sus condiciones socioeconómicas.

Bien por el Ministerio de Educación y la UES que a través del Programa de Jóvenes Talentos, sabe formar jóvenes visionarios, con un futuro prometedor y que nos insta a creer en nuestros adolescentes. Felicidades Marvin Steven y Ricardo Alejandro, la patria se llena de orgullo por ustedes. Son medallistas de bronce que valen oro.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.