Cerrar [X]

Economía

Suchitoto capital cultural de El Salvador: memoria, cine y arte

Uveli Alemán / Gabriela Villarroel

viernes 16, noviembre 2018 - 12:02 am

Durante el fin de año, Suchitoto se llena de actividades culturales y religiosas por sus fiestas patronales, el festival de cine y la Navidad./ Fotos: Gabriela Villarroel y Uveli Alemán

A unos 50 kilómetros al norte de San Salvador, la colonial ciudad de Suchitoto ya se conoce en el extranjero como la capital cultural de El Salvador, debido a su fomento al arte, la historia y férreas tradiciones.

La ciudad del pájaro flor, como se conoce a Suchitoto por su significado en náhuat, se prepara una vez más para recibir a cientos de turistas con más de dos meses de actividades culturales, en el marco del festival de cine más grande del país, sus fiestas patronales y la temporada navideña.

publicidad

Pedrina Rivera, alcaldesa de Suchitoto, afirma que la ciudad se ha convertido en un referente turístico de El Salvador “debido a su arquitectura colonial, restaurantes, cafés y hostales pintorescos, con el calor de la gente salvadoreña”.

Con el encendido del árbol navideño en la Plaza Central, frente a la Iglesia Santa Lucía -que lleva el nombre de la patrona de Suchitoto-, la ciudad comenzó oficialmente los festejos de fin de año.


Una de las actividades más icónicas desde hace cinco años es el Festival Internacional de Cine de Suchitoto (FICS), un proyecto de Fundación Casa Clementina que busca “invitar a salvadoreños y a todos a vivir la experiencia del cine latinoamericano”, asegura Paula Heredia, cineasta salvadoreña que organiza el evento. El FICS se inauguró el 9 de noviembre y culminará el 19 de este mes con la película panameña “Mi nombre no es Rubén”, una fuerte candidata para los Premios Oscar 2019 que retrata la vida del salsero Rubén Blades.

Durante las próximas semanas, además, la Galería de Pascal presentará la exposición “Sostén”, una apuesta plástica que “rinde homenaje a las mujeres, sostenes del hogar, y busca concientizar sobre la lucha contra el cáncer de seno”, asegura Joaquín Rodezno, quien junto a Pascal Lebailly administra este recinto y el icónico Hotel Los Almendros de San Lorenzo.

 

Recuerdos y reconciliación

Una madre nunca tuvo una tumba donde rendir respetos a su hija secuestrada a los 16 años. El único recuerdo es un vestido amarillo que utilizaba los domingos o en eventos sociales y del que “nunca se desprende” porque allí “guarda la imagen de su hija”.  Esta es una de las más de 100 historias que aguardan en la exposición Altares de Memoria, que realiza la Asociación de Desarrollo Local Centro de Arte para la Paz (CAP) en la capilla San José, de Suchitoto.

Más que una exposición, es un lugar de encuentro y reconciliación a través del arte, aseguró Daniela Heredia, quien elaboró junto a locales la mayoría de las cajas de los altares donde cada familia “ha plasmado su alegría, dolor y sanación”.

Altares en Memoria es un recuerdo de padres, hijos, personajes de la comunidad de Suchitoto, figuras públicas como Alejandro Cotto y san Óscar Romero. La exposición culminará el 18 de noviembre.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.