Editorial & Opinion

Tiempo de compartir

Jaime Ramírez Ortega / Consultor legal y de negocios @JaimeRamirezO

martes 24, diciembre 2019 - 12:00 am

Es triste que, por estas fechas de fin de año, la mayoría de personas andan más preocupadas en gastar lo que no tienen y disfrutar de los placeres de la vida, no es que la diversión sea mala, siempre y cuando se haga con moderación, ya que para todo hay tiempo, tal como lo enseña la Biblia en Eclesiastés 3:1-4 “Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora. Tiempo de nacer, y tiempo de morir; tiempo de plantar, y tiempo de arrancar lo plantado, tiempo de matar, y tiempo de curar; tiempo de destruir, y tiempo de edificar; tiempo de llorar, y tiempo de reír; tiempo de endechar, y tiempo de bailar”

El problema del ser humano es que analiza la realidad de su entorno conforme a sus necesidades y no conforme al bien común, es decir estamos viviendo en una sociedad individualista e insensible, que desprecia la solidaridad y le cuesta ayudar a los que más necesitan, por ejemplo, para un funcionario público recibir un bono navideño resuelve sus problemas o mejora su estilo de vida, pero lo cierto es que hay hospitales que continúan sin medicamentos, hay pacientes con enfermedad renal que no han podido efectuar su diálisis porque no hay catéteres especiales.

De modo que personas y lugares donde se puedan ayudar sobran en nuestro país, lo que hace falta son hombres y mujeres de buena voluntad para extender una mano amiga a los más desfavorecidos, así como lo enseñó el Señor Jesucristo, en Mateo 25: 34-46.  “Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí. Entonces los justos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos, o sediento, y te dimos de beber? ¿Y cuándo te vimos forastero, y te recogimos, o desnudo, y te cubrimos? ¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti?

publicidad

Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis. Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber; fui forastero, y no me recogisteis; estuve desnudo, y no me cubristeis; enfermo, y en la cárcel, y no me visitasteis.

Entonces también ellos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, sediento, forastero, desnudo, enfermo, o en la cárcel, y no te servimos? Entonces les responderá diciendo: De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos más pequeños, tampoco a mí lo hicisteis. E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna”


De manera que es tiempo de hacer las diferencias políticas y religiosas a un lado, y enfocarnos en servir a los que más necesitan, buscar aquellas comunidades pobres, donde se pueda entrar y celebrar con esos niños y niñas llevando pastel, piñatas e indumentarias.

A lo mejor para las personas más favorecidas económicamente, no sea mucho invertir tiempo y unos cuantos dólares, pero para esos niños que no tienen la fortuna de tener a sus dos padres, ni poseer la oportunidad de tener un par de zapatos dignos o vestuario apropiado, significa todo, por ello pienso que si los salvadoreños de buena voluntad nos uniéramos para ayudar los territorios más vulnerables, que no poseen los servicios básicos, y donde el pan de cada día es la violencia, maldad, drogas,  extorsión y asesinatos,  la historia de El Salvador pudiera ser diferente, por ello animo a que no seamos espectadores sino protagonistas cambiando una vida.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.