Editorial & Opinion

Tiempo disponible, mente fresca, oportunidad para pensar

Sherman Calvo / Empresario

viernes 13, diciembre 2019 - 12:00 am

Todos, a lo largo de la vida, vamos acumulando una cantidad de ideas, experiencias, sensaciones, imágenes e intuiciones que podemos relacionar y combinar de múltiples formas. Sin embargo, mantenemos subutilizada toda esa información tan variada, no la aprovechamos para combinarla y establecer nuevas síntesis.

La persona creativa utiliza esta información para establecer nuevas elaboraciones a partir de las transformaciones de la información disponible, pudiendo generar gran cantidad de ideas en corto tiempo, pero requiere de espacio en su mente, necesita disponibilidad de tiempo; aunque esta característica aislada no garantiza la calidad de las ideas, sí es un componente importante, pues en la medida que generamos más y más ideas, nos vamos alejando de lo ya conocido, de lo obvio y lo convencional.

Fijarse cuotas de ideas para enfrentar cualquier situación, ayuda mucho a convertir la fluidez en un nuevo hábito de pensamiento. No desistir hasta haber logrado generar el número de ideas propuesto. Hacer de la “lluvia de ideas” una manera natural de enfrentar esta situación nueva, no solo desarrolla esta habilidad, sino que nos vuelve más recursivos en el abordaje de nuestra cotidianidad.

publicidad

La necesidad de la innovación educativa no justifica cualquier innovación, ni hace que cualquier práctica sea acertada. Los procesos a través de los cuales se logran innovaciones educativas y así lograr objetivos de calidad y de mejora en educación, son complejos; la propagación lineal de las innovaciones educativas difundidas a las bases y periferia del sistema educativo por un mecanismo de mera aplicación ha sido siempre negativa, obteniendo escasos resultados.  

El fin máximo de una agencia de publicidad, de relaciones públicas, agencia digital, creativa o de cualquier disciplina edificadora de marca, o bien, la gente de mercadeo del lado del anunciante, es producir comunicación efectiva, que sirva para alcanzar los objetivos que se han establecido, mediante estrategias y creatividad original, relevante y de impacto. Esto significa que la estructura de una empresa de comunicación de marca y en su vida diaria, debe organizarse fundamentalmente para conseguir este objetivo: “convertirla en una máquina que, fusionada con la parte humana, como la bicicleta, sea ágil, acelerada, efectiva y optimista, capaz de producir constantemente ideas frescas, estrategias que convenzan, persuadan y vendan”, según lo define muy bien Joaquín Lorente. 


El mejor pedaleo de esas máquinas, sin ninguna duda, es la estrategia y la creatividad, y quienes en equipo hacen efectivamente el trabajo de marca. En todos sus mecanismos es básico encontrar un diseño, unos componentes y capacidad humana que funcionen sincronizados, y a la perfección. Conseguirlo es muy complejo porque todo se maneja con personas, actitudes y sentimientos.

Por lo anterior, tenga siempre presente que usted podrá comprar tiempo de la gente; podrá pagar su presencia física en un determinado lugar, pero no podrá comprar entusiasmo… no podrá comprar lealtad… no podrá comprar la dedicación de sus corazones, mentes o almas. Estos se tienen que ganar. Pienso que deben existir pocos trabajos tan sutiles, que requieran una atención constante.

El factor humano es fundamental, es una especialidad que básicamente no requiere muchas veces más que una computadora, pero que a cambio tiene una repercusión económica como compensación y una responsabilidad fantástica en el desarrollo de la vida de una marca.   




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.