Economía

Toda una vida para préstamos y pérdidas, así sobreviven las mujeres en el campo

Uveli Alemán / Jaqueline Villeda

lunes 27, enero 2020 - 12:02 am

Más de 33 años de experiencia en cultivar granos básicos no le bastan a Irma de Jesús Melgar para ser sujeta a recibir un préstamo en las entidades financieras. No tiene casa ni un terreno de garantía a su nombre, pero, asegura, no se quiere quedar atrás y se mantiene en lucha por mantener a su familia.

Melgar es una de las tantas salvadoreñas que se levantan todos los días pensando en dos cosas: cómo alimentará a su familia y cómo pagará sus deudas. “Siempre hay que enjaranarse porque lo poco que saca (de cultivos) no alcanza, uno saca una parte para pagar y otra es para comer”, enfatiza.

Mujer de 49 años, tez trigueña, tiene 33 años de dedicarse a cultivar maíz, maicillo y frijol en Aguilares, de San Salvador. Trabaja junto a su esposo y es madre de cuatro hijos que sacó adelante, asegura, a base del trabajo del campo. Inició asociándose a una cooperativa para sembrar una manzana de “milpa”, con el tiempo “me enjarané con más y con mi esposo compramos una casa”, la cual pudieron al fin poner como garantía en el banco.

publicidad

Un estudio de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) revela que en El Salvador se destina apenas el 3.4 % del total de créditos otorgados por el sistema financiero para el sector agrícola.

El saldo de la cartera de préstamos a noviembre de 2019 alcanzó los $13,047 millones, que significó un incremento de $516 millones que el sistema financiero otorgó frente al mismo mes de 2018. El 3.4 % del monto otorgado en el último año a las actividades agrícolas representó $17,543 del total, según el porcentaje planteado por la agencia de Naciones Unidas.


El Salvador es el séptimo país de América Latina y el Caribe que menos recursos destina para el crédito agrícola como porcentaje de los préstamos totales. Según los datos de la FAO, Nicaragua lidera la región con una asignación del 14.6 %, mientras que Trinidad y Tobago es el último con apenas 0.2 %.

El otorgamiento de créditos está sujeto a condiciones de mercado que, señala la FAO, terminan siendo barreras como la dispersión geográfica, la baja escala de producción, la falta de garantías, y una oferta de financiamiento que no se ajusta a los ciclos de producción; además del exceso de trámites y la ausencia de información sobre riesgos.

Citando un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OECD), la FAO hace hincapié en que “los avales y el nivel de ingresos que se exigen impiden que más mujeres accedan al sistema financiero, e incluso algunas entidades financieras siguen preguntando por el jefe de hogar o el propietario de la casa o la tierra, perpetuando así los estereotipos de género”.

“Tenemos que tener una propiedad, si usted va al banco y no tiene donde vivir, no vale nada”, matiza Melgar.

La productora explica que al no contar con un terreno que le sirva de garantía se ve obligada a recurrir a las cooperativas para gestionar financiamiento. “Pero en la cooperativa, no crea, no le van a prestar por $10 unos $100; prestan al 32 % de interés, pierde uno, y un banco público la ventaja es que es al 4 %; pero no todos pueden acceder a eso”, sostiene.

 




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.