Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Todos fuimos Timbiriche

Vanessa Núñez Handal / Abogada, docente y escritora salvadoreña

viernes 11, mayo 2018 - 12:00 am

En noviembre de 1988, El Salvador estaba en guerra. Una guerra que llevaba más de diez años y continuaría por cuatro más. Un año más tarde, la guerrilla intentaría su segunda toma de la ciudad capital, mediante una ofensiva iniciada el 11 de noviembre de 1989 y que se prolongaría por más de un mes, haciendo ver al gobierno que la guerrilla no estaba ni debilitada ni desmoralizada. También durante aquellos día serían asesinados los padres jesuitas de la UCA y sus empleadas.

Pero justo un año antes, el 11 de noviembre de 1988, se había anunciado uno de los conciertos más icónicos de la época: Timbiriche. Un grupo mexicano, compuesto por siete integrantes que solían aparecer en el entonces famoso programa de variedades musicales, “Siempre en Domingo”, que era conducido por Raúl Velasco, una especie de traficante de artistas que, una vez firmados los acuerdos de paz en El Salvador, también traería a su elenco a la Feria Internacional, para promocionar al nuevo país que, pacificado, se abría a la era de la globalización y el neoliberalismo.

Y, como en El Salvador –americanizado desde inicios de los 80, mediante programas y música, con el objetivo de combatir el canto de sirenas que ofrecía el comunismo–, prácticamente no se escuchaba música en español, Timbiriche (junto a Miguel Mateos, Enanitos Verdes, Mecano, entre otros) había sido un suceso. Suceso que abarcó no sólo a El Salvador, sino a buena parte de Latinoamérica, en especial Centroamérica, donde la influencia de Televisa y sus programas era exagerada, siendo ésta una forma de aculturación social.

publicidad

Timbiriche acababa de sacar su disco doble, VIII y IX, en cuya portada aparecían los Timbiriches que no eran los originales, pero que eran los que integraban el grupo cuando éste se hizo famoso en Centroamérica. Eduardo Capetillo, Thalía, Paulina Rubio, Alix, Diego, Edith Márquez y Erick Rubín fueron para nosotros aquel grupo que hizo las delicias de nuestras fiestas de 15 años, en las que bailamos sus canciones seis o siete veces, porque sólo había que darle vuelta a los discos para seguir la noche.

Y aquel viernes 11 de noviembre del año 88, en que Timbiriche iba a presentarse en el Hotel Presidente (no pudo ser peor el lugar escogido) recuerdo haberme sentido ansiosa en el colegio, pues no veía la hora de alistarnos para irnos al concierto.


Quizá haya sido la Cora quien pasara por mí y mi hermana, u Orlando y Carlos. El caso es que, aunque el concierto era en la noche, llegamos temprano al hotel, a hacer cola en el parqueo, donde los jóvenes nos amontonábamos por miles. Recuerdo haberme formado. La cola iba y venía. Empujaban. Me salí de ésta y me senté en una cuneta. De pronto, la fuerza de la masa se incrementó y la gente comenzó a avanzar sin sentido, pues las enormes puertas de vidrio del hotel estaban cerradas. La presión de la gente fue tal, que una de las puertas de vidrio cedió y fue tumbada. Alguien me haló. Quedé metida en esa masa de gente que me aprisionaba. Sentí que me ahogaba. Orlando apareció. Como pudo, como pudimos, saltamos puertas de vidrio, sillones, mesas, y corrimos hacia la piscina del hotel. En el camino quedaron zapatos y carteras, apachurrados por la multitud.  Una vez ubicados en las sillas de metal colocadas alrededor de la piscina, ya nada importó. Del concierto no recuerdo mucho, salvo los “globos” que flotaban sobre nuestras cabezas y que luego supimos eran preservativos.

Aquel concierto, mal organizado, peligroso, sin ninguna medida de seguridad y que pudo tener consecuencias nefastas, como luego ocurriría con la grabación de un “Siempre en Domingo” en nuestro país, fue, sin embargo, una experiencia inolvidable.

Timbiriche marcó una época. Marcó a mi generación. Fue un escape en un tiempo en que nos tocó ser jóvenes en un país en guerra que todavía, 30 años más tarde, sigue siendo violento.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

China, de imperio a república

China, una de las culturas existentes con mayor antigüedad, nació en las cercanías de la cuenca …

MÁS INFORMACIÓN
Luis Miguel, una historia de horror

Recuerdo, como si fuera ayer, el día en que Gloria Calzada y Kate del Castillo, entonces …

MÁS INFORMACIÓN
Guatemala: la tragedia de un mal gobierno

El Volcán de Fuego dio muestras de actividad desde hace varios meses. Con sus 3,763 msnm, ubicado …

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.