Editorial & Opinion

Transformación digital

Rodolfo Salazar / Presidente de Idea Works

viernes 6, diciembre 2019 - 12:00 am

Todos sabemos que el mundo cambia constantemente, este es un principio que asumimos como cierto desde la era en que Copérnico presentó su teoría heliocéntrica, con la cual transformó para siempre la visión del mundo.

Para no quedar relegados con los constantes y veloces cambios que enfrentamos, es importante estar preparados para asumir  los  retos de la era que nos ha tocado vivir. En tiempos de Copérnico los cambios demoraron más de 40 años desde que él compartió en privado su teoría en 1516, hasta que fue publicada en 1543, el mismo año en que falleció.

Para no quedar relegados debemos estar preparados  para sumarnos a los cambios. La escritora Kamand Kojouri lo explica con una metáfora:

publicidad

“La vida es como el universo, se expande tan pronto como alcanzamos lo que creemos eran sus fronteras”.

Esta afirmación es muy poderosa y cierta. Nuestras actividades cotidianas nos condicionan a vivir en una zona de confort, lejos de las fronteras de cambio y transformación, sin percatarnos de todo lo que está ocurriendo.


Cruzar estas fronteras que suponen nuestro propio universo, nos hace crecer y nos ayuda a transformar el pensamiento para evolucionar a un ritmo que desconocemos.

El conocimiento está en constante cambio. La tecnología,  la ciencia y el método con los que fuimos formados, son totalmente diferentes en esta Era Conectada que nos ha tocado afrontar como profesionales y empresarios.

En los últimos 20 años hemos sido testigos de avances tecnológicos que han transformado a la humanidad y han impactado su pensamiento y estilo de vida, mucho más que todos los descubrimientos y avances realizados en los últimos 200 años.

Estos cambios cada vez más veloces, nos obligan a estar preparados para vivir en una nueva era, en la que los negocios, las relaciones, la economía.

Nací en El Salvador en 1969, me enorgullece saber que somos pueblo que desciende de una cultura noble y artista, los Pipiles. Éstos respetaban en sobremanera a sus maestros por su incansable búsqueda de la excelencia, los llamados Tlamachtianis, tenían una dedicación especial para hacer las cosas bien. En náhuat- pipil, Tlamachtiani, significa: “hacerlo con conocimiento divino, con maestría como para Dios”. Algo parecido a lo que los japoneses llaman Kamiwaza, buscar la excelencia con el poder de Dios para Dios.

Para sobresalir en esta Era Conectada, debemos ser los mejores en lo que hacemos; que lo que hagamos, lo hagamos con maestría. Eso requiere nuestro esfuerzo. Pero, al hacerlo tenemos la oportunidad de crecer. Hacer las cosas bien, y eso nos lleva a convertirnos en Tlamachtiani, maestros de nuestro arte.

El conocimiento es el único recurso que al compartirlo, se multiplica y genera conexiones que aceleran los cambios.

El tiempo de actuar y pensar a partir de las cuatro revoluciones industriales esta pasando. Vivimos en la Era Conectada, donde el pensamiento y el conocimiento son la moneda de cambio y nuestra mejor carta de presentación.

En esta nueva era, la información viaja por Internet como un tsunami y es nuestro deber transformar toda esa información. El conocimiento es poder, y en la Era Conectada lo obtiene todo aquel que hace con maestría sus funciones, el que se vuelve un experto en su campo  profesional y con su hacer transforma el conocimiento para ayudar a otros.

En la vida no basta con buscar el éxito, es importante la forma para lograrlo. Para ello debemos trabajar en nosotros mismos, debemos emprender para ser mejores y así alcanzar esos objetivos. Tener el mismo compromiso de un artista, que se desvive y se sacrifica para dar lo mejor de sí. Para ser grande se da lo mejor de cada uno, como un Tlamachtiani.

El gran tema que todos están priorizando ahora, la Transformación Digital, no se trata únicamente de tecnología, sino más bien de nuestra actitud, nuestra forma de pensar, de los hábitos que debemos abandonar y los que necesitamos dominar. Ser capaz de reconocer el ecosistema en el que nos desenvolvemos, así como aprender a manejar nuestra imagen personal e institucional, desarrollarnos en la Era Conectada como, un valiente Tlamachtiani que busca y supera retos que cada vez nos separarán más de nuestra zona de confort y nos llevarán a crecer de forma acelerada, optimizando nuestros conocimientos y recursos al ponerlos a beneficio de los demás.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.