Buenos Días

Un país que ha sido rehén de las pandillas

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

miércoles 12, febrero 2020 - 12:00 am

El proceso judicial contra siete políticos acusados de haber negociado con pandillas es francamente triste, decepcionante. Lo es aún más si nos ponemos a pensar que en el contexto de 2014, los dos candidatos presidenciales -Salvador Sánchez Cerén y Norman Quijano- hicieron esas negociaciones, según dice la Fiscalía.

En el fondo, esto confirma que la nación entera ha sido rehén de las pandillas, hemos estado a merced de estas bandas delincuenciales desde el más humilde de los hogares hasta la más encumbrada candidatura presidencial. Preocupante.

Hay que decirlo claramente. Aquí han tenido que negociar con pandillas no solo los políticos, sino todos los salvadoreños. A diario miles de personas tienen que negociar sus vidas por medio de las extorsiones que sufren de parte de las pandillas hasta para salir de sus casas. Muchos tienen que negociar para evitar que los maten o cometan abusos sexuales.

publicidad

Las empresas de todos los niveles y rubros también han tenido que negociar con pandillas. Desde los que distribuyen productos de primera necesidad en los sectores más peligrosos del país hasta grandes empresas que  hemos visto paralizar sus operaciones ante el acoso de las bandas de delincuentes.

Lo que nos lleva a un punto esencial. No hay justificación para lo que a estos políticos se les acusa. De ninguna manera.  Pero este país ha vivido extorsionado, secuestrado por las pandillas a todos los niveles, obligado a negociar con estos delincuentes para poder sobrevivir.


De ahí que es vital enfrentar con firmeza las extorsiones.  Las autoridades no pueden seguir postergando una ofensiva nacional contra este flagelo que nutre al crimen organizado y que ahoga la economía nacional, que aumenta costos y desincentiva los pequeños negocios y desalienta las inversiones. No podemos seguir de rehenes.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.