Editorial & Opinion

Un poco de decencia

Juan José Monsant A. / Exembajador venezolano en El Salvador

sábado 14, septiembre 2019 - 12:00 am

La decencia está relacionada con la moral y buenas costumbres; en general, se refiere al buen comportamiento social y personal, al aseo, honestidad, recato, y dignidad en los actos y en las palabras. Sin mucha especulación uno sabe cuando una persona es decente, y así, se le oye decir a damas y caballeros: esa es una persona decente, confiable; y todo el mundo sabe a lo que se refiere.

Al poco tiempo del mandato de Chávez, surgió en Venezuela una postura que amenazaba con convertirse en mayoritaria, fueron los “ni-ni”, que además se congraciaban con esa denominación; lo decían, escribían y firmaban. Había muchos “culturosos”, normalmente quienes se relacionaban con las tertulias literarias, socialistas humanistas, izquierda divina; aunque era un territorio donde derecha o izquierda no era propiamente una toma de posesión política. Pues estos ni-ni, no estaban con Chávez, pero tampoco le adversaban, y menos aún se mezclaban con partidos políticos de los viejos o nuevos.

A mí me indignaban. Ya la ruta estaba trazada sin tapujos, los viajes a Cuba se repetían, el señalamiento (escuálidos, oligarcas, pitiyanquis, pelucones, vendepatria era lo más decente que se le oía decir) Chávez en una ocasión por televisión mandó a su esposa a prepararse esa noche. Un presentador llamado Mario Silva, señalaba de homosexual a quien quisiera; en una ocasión llamó prostituta a la madre del editor de El Nacional, en otra se burló del fallecimiento del hijo de un periodista de oposición. Diablos con sotana, se refería Chávez de los sacerdotes y del Cardenal; maldijo a Israel, y le mentó la madre al embajador de los E.E.U.U. En una ocasión los magistrados de la Suprema Corte recibieron al presidente felón, con el puño levantado al grito de guerra: “Uh, Ah…Chávez, no se va”.

publicidad

De esa investidura presidencial hacia abajo, ya se imaginarán; los disociados de las maras son unos académicos en comparación con estos canallas. En esa ruta trazada, las primeras confiscaciones, agresiones, elogio a las guerrillas colombianas y del Medio Oriente ¿Cómo se podía ser ni-ni?

El pasado miércoles se reunió el Consejo Permanente de la OEA, en cuya agenda se encontraba la Convocatoria a los Cancilleres miembros del TIAR con el fin de decidir sobre la aplicación del Tratado a Venezuela. La acción desencadenante de esta solicitud fue, no solo el agravamiento de las condiciones humanitarias del país y la creciente violación de los Derechos humanos, sino la constatación de la protección y entrenamiento de las FARC y del ELN en territorio venezolano, desde donde le declararon la guerra al gobierno legitimo de Colombia. La exposición del Canciller Carlos Holmes Trujillo, al referirse a las FARC y al ELN fue concisa y descriptiva: “Este régimen dictatorial da refugio a estos fugitivos y quiero que quede claro que son fugitivos. El régimen de Hugo Chávez y Nicolás Maduro ha acogido a los grupos narcoterroristas que han ensangrentado a mi país.”, mientras mostraba mapas con la ubicación territorial de los forajidos, tipo de armamento y número de ellos.


Al someterse a votación el resultado fue el siguiente:12 votos a favor, entre ellos el de El Salvador, 5 abstenciones y 1 ausente. Bahamas fue el ausente, pero quizá pueda explicarse dada la tragedia natural de incalculables daños económicos y humanos que soportaron por la acción  del huracán Dorian. Se abstuvieron Trinidad, Uruguay, Costa Rica, Panamá y Perú. ¿Qué quisieron decir con abstenerse? Por supuesto que son ni-ni, una categoría moralmente cuestionable, porque el mal está demostrado y su expansión es inevitable.

Ante el crimen, ante la amenaza cierta de la desestabilización de la región y la presencia de terroristas internacionales, no se puede ser indecente, indiferente, ni-ni. Si al crimen internacional organizado hay que derrotarlo, pues por la fuerza debe erradicarse, con o sin el TIAR. Es el Derecho natural a la existencia.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.