Cerrar [X]

Buenos Días

Un policía, la sopa de gallina y una falsa extorsión

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

miércoles 28, noviembre 2018 - 12:00 am

A veces creo que Gabriel García Márquez o Jorge Amado fallecieron demasiado temprano para darse cuenta que se quedaron cortos en sus novelas sobre el realismo mágico latinoamericano. La imaginación fructífera de ambos escritores es superada con creces por una realidad cruel.

Ayer publicábamos la historia de un policía que se alió con una vendedora de sopa de gallina en Caluco, Sonsonate, para mandar a la cárcel a un competidor de la señora e inventarle falsos cargos por extorsión, por los que finalmente fue condenado en el tribunal de sentencia de Sonsonate a cinco años de prisión.

El policía, Luis Alonso Santos, quien era investigador de la Unidad Antiextorsiones, creó un falso caso con la falsa víctima. La Fiscalía de Sonsonate continuó el caso, le asignó clave para proteger su identidad y el acusado terminó condenado con las “pruebas contundentes” de las autoridades.

publicidad

Luego la Fiscalía de Santa Ana empezó a investigar el caso y descubrió  fraude procesal, por lo que ahora el detenido es el policía. La falsa víctima no ha sido capturada aún.

Muchas preguntas quedan en este caso ¿cuántos casos más como éste hay en los tribunales y en los centros penales? ¿Cuántos policías más son capaces de prestarse a semejante barbaridad? ¿Cuántos fiscales simplemente procesan estos casos automáticamente, sin analizar la evidencia? ¿Cuántos jueces han condenado a ciudadanos inocentes en circunstancias similares o peores que ésta?.


El Estado salvadoreño es incapaz de proteger a un ciudadano al que le ha violado sus derechos y le ha acusado falsamente de un delito, aun en circunstancias tan graves como ésta. Este es un tema que hay que discutir mucho y a las autoridades hay que recordarles el principio de inocencia de los acusados, algo que violan a diario.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.