Editorial & Opinion

Una ideología que es contraria a la familia

Sherman Calvo / Empresario

jueves 1, agosto 2019 - 12:00 am

Sobre el origen y los peligros de la ideología de género, que ocupa actualmente el rol del “alma” de Occidente, tiene en su agenda la desconstrucción del matrimonio y la familia.

La ‘ideología de género’ está ocupando el rol del ‘alma’ de Occidente, anteriormente disputada por el marxismo y el humanismo cristiano. No es sino una metástasis del marxismo. A juicio de los más agudos analistas, el marxismo habría fracasado por haberse centrado en su teoría económica de la lucha de clases, pero sin atacar directamente a la familia, que es la que verdaderamente configura los valores de la persona. Por eso, en el momento presente, la ‘ideología de género’ ha sido diseñada para confrontarse con la familia y con la misma concepción natural del hombre.

Como decía Chesterton, “la persona desvinculada de la familia y de su propia naturaleza, es plenamente manipulable por el proyecto consumista. Al totalitarismo no le interesan las familias sanas y fuertes, sino las personas solitarias y desvinculadas”. La victoria plena de este ‘nuevo orden’ solo se puede conseguir desterrando el principio de subsidiariedad, hasta eliminar cualquier institución intermedia entre el Estado y el individuo. De esta forma, el ser humano se somete al ‘dios Estado’; y no le queda más remedio que seguir los dictados del consumismo, en obediencia plena y sumisión a lo políticamente correcto.

publicidad

Mons. Munilla explica que “el pensamiento único se ha convertido en ‘ley’ en nuestros días. En poco tiempo hemos pasado del relativismo a la dictadura del relativismo. En el campo político, los supuestos contendientes no presentan diferencias sustanciales en lo que al pensamiento antropológico y moral se refiere”. Y agrega: “En realidad, hoy en día, un secularizado ‘de derechas’ piensa sustancialmente lo mismo que un secularizado ‘de izquierdas’. Y es importante que tengamos la clarividencia necesaria para percatarnos de que lo que llamamos ‘políticamente correcto’, finalmente convertido en ley, se identifica con la ideología de género”.

En una entrevista de cuatro horas editada, que puede usted encontrar en YouTube, en la que el director de cine norteamericano, Oliver Stone, conversa con Vladímir Putin, en uno de los fragmentos de la misma le cuestiona sobre la homosexualidad, por cómo es posible que en Rusia no se pueda difundir la ideología de género en las escuelas y no se pueda hacer proselitismo homosexual, según lo narra Stone. Y la respuesta que le da Putin, es absolutamente ejemplar: “En Rusia no se persigue, no se encarcela, no se discrimina a ningún adulto por ser homosexual. Hay actores, hay artistas, hay deportistas que son homosexuales y nadie los persigue, ni los discrimina. Pero no vamos a tolerar que adoctrinen a los niños en una ideología que es contraria a la familia, porque la base de esta nación es la familia. Si el niño se convierte en adulto al llegar a los 18 años y decide ser homosexual, es una decisión suya, pero no vamos a tolerar que a la familia la destruyan desde abajo haciendo proselitismos con niños que no tienen el criterio suficiente para decidir en un sentido, o en otro”.


Cada quien puede estar muy poco de acuerdo en muchas cosas con Putin, pero en ese punto yo le doy toda la razón. La visión de los chinos sobre la ideología de género es la misma. Ellos piensan que si dejan que entre en su sociedad y que destruya la familia, sería nefasto. No lo van a tolerar. No porque sean cristianos, ya que es un régimen ateo, sino porque creen en la familia y saben que la nación se basa sobre la familia.

Da mucho pesar que naciones que no son cristianas, sin embargo, a la hora de defender a la familia, parece que tienen una idea más clara que otras naciones que supuestamente lo son. Es previsible que en el futuro hayamos de pagar un precio alto por mantener una conciencia crítica frente a este pensamiento único y por ejercer la denuncia contra la ideología de género, ideología degenerada en estos tiempos recios, en los que hemos de estar atentos a la permanente tentación de mundanización y luchar contra ella sin descanso.

Aprovecho la oportunidad, en la celebración del Día del Periodista, para reconocer que ser periodista es un rol difícil de ejercer, existen momentos en que la noticia es de gran satisfacción, pero en otras tantas es de tristeza; felicito su coraje para tener el valor de decir siempre la verdad. Aprecio y admiro su esfuerzo por seguir con persistencia y decisión la búsqueda de la verdad, generando opinión y brindando a todos una información justa, certera y objetiva. ¡Feliz Día del Periodista!




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.