Editorial & Opinion

Votar es consustancial a nuestra democracia

Eduardo Cálix / Embajador

viernes 18, enero 2019 - 12:00 am

El Salvador es una democracia con una ciudadanía cada vez más activa y participativa; nos corresponde este próximo 3 de febrero a los electores evaluar cada una de las ofertas políticas hacia la Presidencia del 2019, y ejercer nuestro derecho a elegir la que mejor nos parezca.

Cuando un país ejercita su democracia los habitantes habilitados tienen el derecho a participar de manera libre y sin presiones para elegir a sus representantes; de ahí se entiende que la legitimidad del gobierno esté representada por el sistema electoral.

Las instituciones legalmente constituidas son un factor fundamental para ejercer el derecho a elegir con seguridad y confianza. Nuestra sociedad ha ido aumentando su ánimo de participación y sobre todo, se ha convertido en un observador crítico que externa su opinión sobre los procesos electorales de forma clara a través de su concurrencia a los mismos.

publicidad

Bajo esta perspectiva nuestro voto se vuelve pieza clave del sistema democrático y, aunque no es el único elemento porque la democracia es mucho más que el simple ejercicio de votar, la importancia de este acto es que está directamente relacionado con la capacidad de las instituciones políticas y sociales para articular intereses y resolver los conflictos entre ellos.

Lo que logramos al acudir a las urnas es un paso más hacia la consolidación de nuestras instituciones democráticas. Tal vez, el solo hecho de votar no va a cambiar el destino de un país de la noche a la mañana, pero sí constituye un paso sumamente trascendental en la vida política, ya que es una forma de medir la responsabilidad y el interés que tiene la persona en el crecimiento de su país y por consiguiente del suyo propio como ciudadano.


Los jóvenes están viviendo una etapa de cambios muy importantes y cada vez exigen más respeto y amor para El Salvador y sus instituciones, y esto se expresa en la forma en que activamente este grupo etario de la sociedad participa en la vida política de nuestro país mediante el uso de su derecho constitucional.

El valor que posee el voto es dado precisamente por lo mucho que nos ha costado obtenerlo y poder disfrutarlo en paz, de forma libre, personal, intransferible y secreto. A nosotros nos ha costado muchísimo darnos este privilegio: lágrimas, sacrificio y dolor; ¡cuántos años de la historia ha costado a los salvadoreños obtenerlo con las características apuntadas!

Apreciar que votar proporciona identidad y sentido de pertenencia, nos hace ser parte del corazón de El Salvador. Necesitamos creer, darnos una oportunidad, y este sentimiento puede demostrarse ejerciendo nuestro derecho al sufragio; así podemos corresponder a la Patria que tan noblemente ha seguido en pie, muy a pesar de todo y todos, y que ahora vive los dolores de parto de su democracia.

Por tal motivo, no podemos dejar pasar la oportunidad de expresar nuestra voluntad, si no con que conciencia tendremos después el derecho a quejarnos y demandar que las cosas en nuestro país marchen bien. Si no votamos, la opinión de alguien más será expresada, y perderemos la ocasión de exteriorizar nuestra preferencia.

Por ende, como único instrumento legal para acceder al poder, el voto tiene un valor incalculable; si votamos podemos decidir quien nos gobierne, podemos opinar y hacernos sentir. Por el contrario, de no hacerlo, nos hacemos cómplices no víctimas de malos gobernantes o planes de gobierno.

Es muy importante que saquemos adelante a nuestro país, es el único que tenemos, la tierra que nos ha visto nacer y crecer; ahora espera algo de nosotros, nuestra confianza. Acudamos todos a votar.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.