Cerrar [X]

Editorial & Opinion

¡700 mil dijeron basta!

Rafael Domínguez / Periodista

miércoles 1, febrero 2017 - 12:00 am

Mediáticamente Donald Trump acapara la atención por sus decisiones antimigrantes, pero hay otras decisiones del nuevo Mr. President que han sido igualmente importantes y con efecto positivo para el mundo, me refiero al recorte de fondos desde el gobierno estadounidense para organizaciones pro aborto y la convocatoria el pasado 27 de enero a la primera gran marcha por la vida en las calles de Washington. Ahí cerca de 700 mil personas dijeron ¡basta ya! al genocida negocio del aborto en Estados Unidos; ahí miles de católicos, evangélicos y de otras denominaciones Cristianas participaron, al igual que miles de hombres y mujeres de principios, y no hubo diferencia de raza o de condición social; un solo grito de exigencia y de reflexión por la vida fue lo que manifestaron.

Donald Trump puede tener poca razón o mucha razón cuando se habla de inmigración, pero en lo que no está errado es en su visión de proteger la vida del inocente, en devolverle a la cultura estadounidense el amor y apego a la familia, a la vida y la fe Cristiana.

Trump en su campaña ofreció a las iglesias devolver la grandeza a Estados Unidos y no creo que eso implique solo una mejoría económica, ya que Estados Unidos fue fundado sobre los cimientos Cristianos, sobre los principios bíblicos, de hecho su Constitución es 80 % contenido de la Biblia y sus grandes hombres, eran hombres que creían en el nuevo mundo, en uno que podían crear bajo la bandera y principios del Dios de Abraham.

publicidad

Israel ha llamado a Trump su gran amigo, su aliado y Trump está dispuesto a demostrar esa amistad devolviendo la embajada de EE.UU. a Jerusalén, hecho que marcará un antes y un después en cuanto a la geopolítica y religión, lo que le devolverá a Israel dignidad frente al mundo, luego de ser atacado por todos los flancos por los enemigos del pueblo de Dios.

Luchar contra el aborto, limitar falsos derechos humanos, reorientar la moral y los principios de la nación son solo unos de los grandes problemas con los que tendrá que lidiar Trump, pero no es posible alcanzar la grandeza que pretende sin esos elementos, por lo mismo es que ya ha tomado definición a tan solo una semana de haber llegado al cargo.


Ser grande como nación es la suma de muchos elementos, no solo se trata de dinero en las cuentas o de aumentar el peso militar, Estados Unidos siempre fue una nación de principios, con reglas simples, claras y de gran impacto, un estado que ayuda a otros, que invierte en otros y que reconoce su poderío para sostener esos principios de libertad y de individualidad, los que se fueron perdiendo entre la vida del glamur, el hedonismo y el placer de Hollywood o por la ambición desmedida de los grandes capitales.

Estas son también realidades de la presidencia Trump que claro no llaman la atención de los medios porque ni siquiera comprenden lo relevante de la parte espiritual que una gran nación debe tener y mostrar, además porque lo que muchos quieren es ejercer la venganza contra Trump por una derrota electoral que no comprendieron de donde vino, ni porqué razón, pues no había encuesta que dijera que Trump con sus “locas ideas” iba a ganar.

Las “locas “ ideas de Trump podrían ser más sensatas que nunca y podrían ser realmente la diferencia para recuperar el país y su hegemonía mundial; nos guste o no, es lo más conveniente para nuestros pueblos, que no solo reciben remesas desde Estados Unidos sino porque ya somos la minoría más grande en esa nación; si a EE.UU. le va bien, a nuestra gente le va mejor.

Para comprender esta otra cara de Trump hay que ver que el 80 % de la población sigue siendo blanca y otro buen numero es de raza negra y ambos grupos comparten en común el Cristianismo, algo que también comparten con los grupos hispanos, de tal manera que las minorías liberales extremas que apoyan el aborto, los matrimonios homosexuales, el libre consumo de drogas, etc. dejarán de ser determinantes a fuerza de los principios de las mayorías que con Trump regresarán a la palestra pública.

Los primeros 700 mil ya salieron a la calle y aunque los medios lo minimizan o lo han ocultado, es una realidad presente; lo mismo sucedió en la campaña y la sorpresa los sobrepasó, creo entonces que Trump no ha comenzado con pie izquierdo como algunos creen, sino dentro de su visión cumpliendo las promesas con total aplomo.

El que crea que Donald Trump se equivoca, tendrá que esperar un poco más en el tiempo para poder evaluarlo, ya que nunca fue fácil enderezar un barco a punto de naufragar.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.