Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Aeropuertos en graves condiciones

Armando Rivera Bolaños / Abogado y Notario

sábado 18, febrero 2017 - 12:00 am

Una noticia reciente de nuestro país  me pareció como extraída de aquella recordada sección de hechos insólitos “Aunque usted no lo crea, por Ripley”, donde se narraban, en forma sintetizada, sucesos naturales y personales que, por su matiz de rareza o por darse en condiciones inimaginables, eran casi imposible de creerlos por el común de las gentes. De esa calidad provenía el nombre de dicha sección, que aún se publica en centenares de periódicos alrededor del mundo, aunque su creador ya no exista. En efecto, el impacto emocional que me produjo conocer que los dos principales aeropuertos de nuestro país, mismos donde aterrizan decenas de aviones comerciales y de pasajeros, han estado funcionando sin contar con un sistema de orientación de vuelo en horas nocturnas o en épocas climáticas de mala visibilidad, me hizo reaccionar aterrorizado y meditar, con gratitud, de que la misericordia de Dios para con nosotros realmente es infinita, por el hecho de que no haya sucedido durante mucho tiempo un accidente aéreo de catastróficas consecuencias mortales. Aunque usted no lo crea, apreciable lector.

Acordes con los datos publicados oportunamente por este respetable medio, conocemos que debido al trabajo minucioso, diligente y muy responsable de un equipo de auditores de la Corte de Cuentas de la República (CCR), entidad que parece haber retomado de nuevo la seriedad de su función contralora, realizó tres hallazgos importantes, tanto en el Aeropuerto Internacional “Monseñor Óscar Arnulfo Romero y Galdámez”, como en el Aeropuerto Internacional de Ilopango,  todos ellos relacionados directamente con fallas que pudieron haber ocasionado incidentes fatales como lo decimos previamente y que, de haberse dado, tendrían al país en la picota de nuevas reclamaciones internacionales multimillonarias, en momentos que “la Magdalena no está para vestirse de tafetanes”.

Así de simple lo que nos hubiera ocasionado una evidente negligencia e ineptitud de quienes dirigen la institución aeroportuaria de El Salvador, denominada como CEPA y cuyo presidente, ampliamente cuestionado por otros escándalos administrativos durante su gestión, señor Nelson Vanegas, no ha podido ni siquiera exponer satisfactoriamente “las razones” que pudieren justificar tan lamentable negligencia. Es increíble que nuestro país, a tres lustros del siglo XXI, no hubiera instalado y por ende, no había puesto en funcionamiento, procesos de servicios de información aeronáutica, sino que aún empleaba sistemas manuales obsoletos, sin apoyo de sistemas informáticos para el principal aeropuerto salvadoreño, o sea, el Monseñor Romero.

publicidad

El segundo hallazgo, a mi juicio, tiene visos de corruptibilidad (espero equivocarme), ya que se refiere a que los auditores de la CCR encontraron deficiencias en el registro y control de vuelos, aparte de las inconsistencias en la información mencionada, hallaron “obsolescencia del equipo de software para el registro diario de las operaciones de vuelos en la torre de control”; el tercer hallazgo de anomalías se dirige a que faltan servicios de “radio ayudas o radionavegación” en ambos aeropuertos, pero el más grave es que en la pista 25, una de las utilizadas en el Monseñor Romero, “no existe servicio para efectuar aterrizajes con Instrumental Landing Systems (ILS) que apoye a los aviones a efectuar aterrizajes  en condiciones nocturnas o difíciles”, como las que a veces hemos experimentado personalmente durante severas tormentas de nieve en aeropuertos estadounidenses o canadienses, o las turbulencias de la atmósfera centroamericana en la época lluviosa.

Esta negligencia del presidente de CEPA no puede pasarse por alto. De veras, es un hecho inexcusable. Y un cuarto hallazgo, viene a sumarse al segundo, sobre el cual tengo la impresión de que algo “turbio” se estuvo manejando en el control administrativo en general: dice el informe de CCR que hay “carencia de sistema de gestión aeroportuaria integrado para los aeropuertos internacionales en Comalapa e Ilopango” y añade: “No existe un sistema integrado que administre mantenimiento, seguridad, administración, finanzas, recursos humanos y operaciones Hub”. Sobran los comentarios.


Cada lector puede deducir las conclusiones sobre este hallazgo que, por el largo tiempo de estarse produciendo, sin que ninguna autoridad superior interviniera, es sencillamente inaudito e increíble. Llamo a la FGR a intervenir oficiosamente en este caso que, de nuevo, viene a salpicar la gestión del señor Vanegas. Lamentable, pero la auditoría de la CCR revela esas inconsistencias.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.