Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Año nuevo… vida nueva

Dr. Mauricio E. Colorado / Abogado

martes 2, enero 2018 - 12:00 am

Las reglas de la vida nos imponen la imposibilidad de conocer el momento en que entregaremos cuentas a nuestro creador. La realidad de nuestra existencia es tan misteriosa, a tal grado que tenemos solamente la posibilidad de aferrarnos a creer en lo que las religiones nos presentan como las verdades absolutas del mas allá de nuestra existencia en este mundo, o entregarnos a la teoría de un materialismo absoluto, que sostiene que todo termina con la  vida material.

En lo personal, tengo la seguridad  de que no tiene ni tendría razón de ser, ni sentido, vivir únicamente esta vida material que conocemos, ya que sería poco equitativa y poco justa. De ahí que de una u otra manera, tengamos el íntimo convencimiento de que mas allá de este presente, tendremos un complemento que nivelará las experiencias vividas de este lado de la existencias. Y es allí donde cobran vigencia las vivencias o teorías de los grandes líderes de la humanidad, guías de las grandes religiones que separan el bien y el mal, y que nos conducen por la vida.

En esta época, en que la humanidad reconoce, universalmente, que el tiempo ha coronado un ciclo, cabe la posibilidad de reflexionar sobre lo sucedido en ese período de tiempo, y lo que sucederá en el que se avecina. El ser humano, como inteligente que es, puede y debe cuestionarse qué y cómo se ha desempeñado y desempeñará en esos espacios de tiempo, y en los espacios físicos en que se desenvuelve. Lo lógico debería ser que se proyecte para superarse dentro del bien rechazando el mal, aunque en la realidad, no sucede así.

publicidad

El político, por ejemplo, buscará ascender dentro de los espacios que la política le permita. Lamentablemente, la generalidad o la mayoría no tendrá escrúpulos para obtener cargos o lugares, irrespetando valores morales o principios culturales con tal de obtener sus objetivos y sus metas propuestas. Quienes se encuentran entregados a los caminos del crimen, por lo mismo, sus propósitos están comprometidos con incrementar sus poderes y sus posesiones. Su proceder dentro de su ambiente oscuro será soñar con ascender, a riesgo de su propia vida, a sabiendas que el precio es tan alto como la vida, pero no le importa pagarlo, para este tipo de persona, el placer momentáneo de gozar de mando, o del placer de la droga o del sexo, compensa la limitación que produce la cárcel o la muerte, y su pensamiento, se esmera no en rectificar su forma de vida, sino por el contrario, su intención pretende reincidir en afinar su forma de vida para profundizar en esa vida de depravación.

Por el otro lado, existen muchas personas que aprovechan la época para tratar de mejorar su forma de vivir y esforzarse en superar las adversidades de la vida, con métodos legítimos y reconocidos por la sociedad como de buenas costumbres, y de reconocimiento social. Desde luego, tales recursos exigen un mayor esfuerzo de quien desea su superación, puesto que el camino es más difícil, aunque supone una verdadera satisfacción en la conducta. En todo el actuar social, entra en juego los principios morales de todo el mundo, autoridades, educadores, vigilantes, aplicadores de la ley, jueces, administrativos, etc.


El fin de año es una buena época para intentar una mejora en nuestras actividades diarias en relación a nuestra familia, en nuestras actividades productivas, en nuestros trabajos, con nuestros superiores o nuestros subalternos, o nuestros compañeros. Lo cierto es que si todos pusiéramos un espíritu de colaboración con el todo, podríamos sentir una mejora en el ambiente general. Pero es necesario abandonar ese sentimiento de temor de la denuncia de lo que se esta haciendo mal, o peor aún, de aprender a hacer lo que hace mal nuestro vecino en el trabajo o donde sea. Año nuevo, vida nueva.

Deberíamos procurar un cambio para mejorar sin necesidad de que nos obliguen a ello. Mejoremos el país poco a poco, por las buenas. El ciudadano honrado debe conducirse con libertad y honradez, no a la fuerza.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.