Cerrar [X]

Internacionales

Así les cambió la vida a estos dos líderes estudiantiles nicaragüenses

Álvaro Cruz Rojas-Diario El Mundo

martes 3, julio 2018 - 11:42 am

Zayda Hernández y Víctor Cuadras, líderes estudiantiles nicaragüenses./Foto DIego García

 

Víctor Cuadras y Zayda Hernández son dos de las caras más visibles de la alianza universitaria que reclama la salida de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

publicidad

A Víctor Cuadra y Zayda Hernández, la represión orteguista les cambió sus vidas. De ser dos jóvenes estudiantes de ingeniería química con una vida “normal”, despertaron indignados ante la golpiza que sufrieron un grupo de ancianos que protestaban contra la reforma del Seguro Social.

A partir de ahí, se involucraron en las protestas y se han comprometido decididamente en la lucha contra el regimen de Daniel Ortega.


Eso les cambió sus vidas. Viven permanentemente amenazados de muerte, no pueden visitar restaurantes, comercios o volver a sus clases porque cualquier fanático orteguista puede asesinarlos.

“Yo no hablo ahora de casualidades, hablo ahora de causalidades. Hasta el 20 de abril era trabajador de una zona franca, trabajaba supervisando una línea de producción y estudiaba ingeniería química. Habían comenzado a llevar clases para sacar ingeniería industrial como segunda carrera y mi vida era muy normal. Era alguien que se levantaba muy temprano, iba a su trabajo, su vida era muy normal, común y corriente y simplemente llegué a indignarme el 18, 19 de abril”, relata Cuadras, de 25 años, en una entrevista con Diario El Mundo.

La vida de Zayda no era muy diferente. En la víspera de las protestas, el 17 de abril estaba estaba disfrutando del paisaje de las isletas de Granada, en el Lago de Nicaragua, con un grupo de amigos. Nada le hizo sospechar lo que vendría en aquel idílico lugar.

“El día miércoles 18 de abril fue el día que mi vida cambio. Dejé de ser la Zayda fría, apática ante la sociedad, el mundo y la política, a ser más humana ya que ver a nuestros viejitos con sus cabezas ensangrentadas fue un detonante que me despertó a tal punto que lloré de indignación. Lloré pensando en todo lo que este gobierno hizo durante muchísimos años y lo que sigue haciendo”, narró Hernández, de 24 años.

Al día siguiente estaba enfrentando a las turbas y a los policías antimotines que disparaban contra los estudiantes en las afueras de la Universidad Nacional de Ingeniería en Managua, donde ella estudiaba.

“Ya no pude ser una espectadora más, me quedé tirando piedras. Yo inicié tirando piedras un jueves a la 1 de la tarde a los antimotines”, recuerda conmovida.

“Era la primera vez y yo les gritaba con toda la jerga nicaragüense: “hijueputa si fuera tu hijo el que estuviera haciendo esto”, porque habían niños”, relata.

Zayda empezó a postear en Facebook y Víctor, que trabajaba en una ciudad en las afueras de Managua la llamó de inmediato y acudió a las protestas.

“Esa decisión cambio para siempre mi vida porque con todo lo que ocurrió el 20 de abril, con toda la violencia que se masificó, ya contábamos con cinco muertos antes de las 5 de la tarde de ese día. Después de ver tanto horror y de correr por tu vida y de intentar salvar a otros, llegás a un punto en el que decís, ok me quedo en la vida normal y tranquila que he tenido siempre porque pudiese pasar desapercibido todavía o me integro a esto de una forma consciente y activa porque no puedo ignorar lo que está pasando y decidí quedarme”, reflexiona Cuadras.

Hoy Zayda dice que no sabe dónde va a vivir porque no puede volver a la colonia donde residía antes de las protestas. Está sentenciada a muerte por la dictadura de Ortega.

“Hoy no sé dónde voy a vivir, ni sé si voy a vivir no solamente yo sino que cada una de las personas que está luchando por una Nicaragua libre”, dice Zayda entre sollozos y lágrimas.

Cuadras la acompaña con sus lágrimas y reflexiona: “Ya le tenés miedo a todo mundo, ya hay un pánico generalizado por diversas situaciones. Te olvidaste de tu familia, tu vida personal quedó de lado, no dormís. Ya no es nada igual, absolutamente nada igual. Vos querés ser el mismo de antes pero ya no te lo permiten”.

Ambos dicen no tener aspiraciones políticas ni de cargos públicos cuando caiga Ortega.

“Nosotros estamos conscientes de nuestro proceso inicial de formación, no tenemos mucho qué aportar en ese aspecto pero sí tenemos mucho que acuerpar al que quiera tomar la batuta. Todo esto me ha vuelto más humana, una refugiada, viviendo horas extra. Ya no soy joven, ya mi la vida no es mía le pertenece a Nicaragua y si vamos a morir, ¿cómo lo vamos a ser? -le pregunta a Víctor-

-“¡Con dignidad!, responden al mismo tiempo.

Vea el testimonio de Zayda Hernández en este vídeo:




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

Ortega le dice a EEUU que “no se meta con Nicaragua”

El presidente Daniel Ortega pidió este miércoles a Estados Unidos respeto y "no meterse con Nicaragua", …

MÁS INFORMACIÓN
Ortega exalta que ejército restableció la paz tras protestas en Nicaragua

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, exaltó este lunes a las fuerzas armadas por resguardar más …

MÁS INFORMACIÓN
Ortega arremete contra ONU que denunció violación de DDHH y represión en Nicaragua

El presidente de Nicaragua Daniel Ortega llamó "infame" e "instrumento de terror" al órgano de derechos …

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.