Cerrar [X]

Nacionales

Banda repartió $312,000 luego de masacre en Quezaltepeque

Yessica Espinoza

viernes 27, abril 2018 - 12:00 am

Entre las nueve personas asesinadas estaba una pareja, cuyo hijo de cinco años estuvo en el lugar, pero le perdonaron la vida. / DEM

El testigo criteriado clave “Montes” dijo al Juzgado Especializado de Sentencia “B” de San Salvador que la banda de Juan José Hércules Urbina, “El Tigre”, se repartió $312,000 después de masacrar a nueve personas en un predio de furgones en Quezaltepeque el 30 de marzo de 2015, en donde encontraron 26 kilos de cocaína.

En su testimonio, “Montes” explicó que la banda había planificado asesinar al dueño del predio, Ramón Alfredo Alemán, alias “Moncho” porque supuestamente los “traicionó” al cooperar en el trasiego de droga con la banda “Los Cacerolas”, de Metapán, enemigos de la banda de “El Tigre”. “Moncho” le prometió a “Montes” que lo contrataría como motorista para mover dinero hacia Costa Rica y traer droga al país. “Montes” aceptó pero le contó de la oferta de trabajo al “Tigre”, quien inmediatamente se enfureció con el dueño del predio, pues éste sabía de la enemistad entre ambas bandas. Aún así le otorgó el beneficio de la duda por lo que le pidió a “Montes” llamarle por telefóno, en alta voz, para constatar la supuesta oferta. “Moncho” respondió la llamada y le dijo que se mantenía en pie la oferta de trabajo y que llegara al predio para platicarlo. La banda de “El Tigre” aprovechó la invitación que le hizo a “Montes” y planificaron su asesinato.

publicidad

Tomaron consigo cuatro fusiles, una nueve milímetros, una arma 0.40 y un revólver 357 y “El Tigre” asignó diferentes funciones: vigilar los alrededores del predio, entrar al predio, vigilar al interior, mover las armas y los vehículos de la banda.

A “Montes” le tocó mover un cabezal y también ingresar al predio. “Ingresé a la galera y luego a la oficina de ‘Moncho’ y observé que tenían a las personas privadas de libertad”, dijo. Esas personas eran “Moncho”, su hermano, empleados y personas civiles que habían llegado a comprar repuestos al predio. “A ‘Moncho’ lo estaban torturando con una regla de metal en el pecho y en la espalda y le preguntaban dónde estaba la droga”, contó. En ese momento, sometieron al hermano de “ Moncho” para cortarle los dedos del pie con una tenaza pero no pudieron y mejor le cortaron un pedazo de la oreja. Luego, los mataron.


“Montes” se retiró de la oficina y minutos más tarde, le notificaron que habían encontrado los 26 kilos de droga. “El Tigre” ordenó limpiar la escena para no dejar huellas que los incriminara y se retiraron. Tras vender la droga, la banda recaudó $312,000 que repartieron entre al menos nueve miembros que participaron en la masacre, según la función desempeñada. A “Montes” le dieron $10,000, a otros $6,000 o $4,000.

En el juicio, testificaron dos sobrevivientes de la masacre, quienes relataron que los imputados les cubrieron la cabeza con un trapo, los amenazaron con armas de fuego y los tuvieron por tres horas amarrados de pies y manos en el suelo de una galera. Les robaron y luego, los dejaron ir.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.