Buenos Días

Carla Ayala y el calendario de la impunidad

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

martes 10, abril 2018 - 12:00 am

El reloj y el calendario de la impunidad siguen avanzando imparables en el caso de la agente Carla Ayala, desaparecida desde diciembre pasado y presuntamente asesinada a manos de otro policía. Han pasado ya más de tres meses, más de cien días y todavía no se resuelve este sonado caso que ha constituido una soberana vergüenza para la Policía Nacional Civil.

¿Cómo es que una agente de la PNC es sacada de una fiesta llena de policías -con las jefaturas presentes- luego es desaparecida y presuntamente asesinada por un colega que también desaparece y más de tres meses después no se sabe ni dónde está el cuerpo ni dónde está el victimario?

¿Se puede confiar en la Policía si uno de ellos mismos desaparece a una compañera agente y luego la Fiscalía los señala de encubrir al perpetrador?  ¿Pueden confiar los propios policías en la propia institución y en la voluntad de sus jefaturas para investigar después de este dramático caso?

publicidad

Si la PNC es incapaz de resolver una investigación de un caso que involucra a dos agentes de la propia institución ¿qué podemos esperar de casos donde las víctimas son ciudadanos comunes y corrientes? ¿Será por eso que vivimos en esta ola de impunidad y criminalidad interminables?

Antes, al menos se resolvían los casos más sonados, pero ahora no vemos ni esa capacidad. Especialmente en uno de tanta notoriedad dentro de las filas policiales.


La opinión pública ha tenido en la mira a la PNC por este caso y parece que todos los cuestionamientos no calan. El caso está tan cargado de dudas y un comportamiento tan errático de los agentes involucrados, así como de sus jefes, que uno queda estupefacto de lo sucedido. El episodio del cementerio de Usulután terminó de sembrar más dudas y de cuestionar la capacidad investigativa de las autoridades.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.