Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Cómo se cura ese pesimismo regional, real

Yolanda Magaña/Editora de Política

sábado 27, febrero 2016 - 12:00 am

En una reunión de periodistas centroamericanas, una de ellas le contó a unos extranjeros que tres países de Centroamérica recibirían una donación estadounidense para poder mejorar su situación interna. Y una frase superó cualquier pesimismo periodístico sobre el tema: “Y ya se sabe que ese dinero se lo van a robar”.

Nadie comentó del tema, pero en realidad la frase no pudo provocar, en los centroamericanos presentes, más que una especie de decepción o resignación.

Los periodistas, de hecho, somos personas usualmente pesimistas. Tuve la oportunidad de conocer a Javier Darío Restrepo a quien un grupo de é stos le cuestionaba: ¿Cómo se puede hacer noticia positiva en un país en donde abundan los hechos negativos? En ese momento, para mí, era muy difícil entender que la novedad, la irregularidad mostrada a la población, podría ser un hecho positivo. Su respuesta fue clara: el periodismo tiene el deber de dar esperanza, porque el ser humano no puede vivir sin ella. La realidad incluye a la esperanza.

publicidad

En otras palabras, y quizás la frase ya se haya vuelto cliché, la realidad nunca es blanca o negra. El periodismo debe contar los matices, las excepciones y debe dejar de suponer, aunque la teoría de las probabilidades nos aliente a pronosticar escenarios pesimistas.

El material está servido. Los centroamericanos comentan cómo un funcionario encarga a uno de sus custodios el paseo de su mascota, cómo un alcalde es capturado por supuesto nexo con pandillas aunque vox populli se le vincule al narcotráfico, cómo los partidos políticos se resisten a no decir quiénes los financian y la vida sigue igual, cómo asesores o expresidentes están siendo investigados por lavado de dinero o enriquecimientos no justificados. Uno de ellos, de Sudamérica, supera los comentarios y dice que en su país no existen esos problemas porque es el mandatario quien controla y concentra todo eso. Risas de todos.


El pesimismo revolotea el periodismo regional y no cede. Incluso sirve de humor. ¿Cómo se cura un pesimismo regional que no solo supone que nuestra situación de violencia y crimen continuará en la región -porque no podemos evitar ser el paso de la droga y la cuna de las pandillas-, sino que asume, ya sin matices, que la clase pública encargada de dirigir las soluciones de estos problemas comunes de los ciudadanos no lo hará y, sin más, se llevará los recursos asignados para hacerlo?

Es probable que Centroamérica tenga y siga teniendo administradores de la cosa pública que cometan al menos negligencia o abusos con los recursos públicos o sus cargos. Es probable que la región siga siendo víctima incansable de las pandillas y el narcotráfico, algo que termina contaminando aquella pequeña posibilidad que quedaba de que los centroamericanos pudieran resolver los problemas de la población.

No es fácil doblegarse y aceptar que uno no tiene la verdad completa y nunca es capaz de tenerla. Lo más fácil sigue siendo caricaturizar la realidad y contagiarse de espíritus propagandísticos que suelen acompañar los juicios.

La esperanza debe dibujarse: el buen uso de los recursos públicos de un programa, la efectividad de cualquier donación, una historia de rehabilitación de un funcionario condenado por corrupción (¿la hay?), el carácter recto, matemático, ecuánime y ejemplarizante que debe tener la justicia. Y esto será clave. Existe la oportunidad de que las instituciones estén en el camino de dejar de ser instrumentos políticos de turno de personajes o partidos, actuando cuando hay que actuar, sin filtros, sin beneficios y tampoco venganzas. Esa esperanza debe dibujarse y plasmarse.

 

 

 

 




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.