Cerrar [X]

Editorial & Opinion

¿Cómo seleccionar a diputados?

Jaime Ramírez Ortega / Consejero legal y de negocios

sábado 3, febrero 2018 - 12:00 am

Estamos a las puertas de ejercer el sufragio el día 4 de marzo de 2018, y ciertamente los salvadoreños tienen en sus manos el cambiar los destinos de la nación, eligiendo de forma estratégica y sabia a la nueva Asamblea Legislativa. No obstante, antes de elegir se deben hacer las siguientes preguntas ¿a quién elegir? ¿cuál es el parámetro para elegir a diputados?  ¿se debe elegir la bandera o el rostro?  ¿conozco el trabajo del diputado que desea reelegirse?  ¿qué ha hecho por el país el diputado que está en la nómina de reelección? ¿que convicción te mueve para votar? ¿se debe anular el voto, por carecer de opciones?

Estas preguntas deben responderse a la luz de la oferta electoral y del trabajo legislativo para no desperdiciar el voto en personas que muy poco o nada han contribuido desde el congreso para mejorar la calidad de vida de los más necesitados, es decir que para elegir a la Asamblea Legislativa 2018-2021.

Los criterios de selección deben de estar fundados en méritos, capacidad, integridad, honestidad y una trayectoria intachable que debe tener cada candidato, pero sobre todo que tengan definida una agenda o plan estratégico de trabajo, y cuales serán los pilares a desarrollar en la legislatura.

publicidad

Todo ello para no hacerse falsas expectativas, ni tampoco los candidatos crean que les será fácil defraudar a la población una vez más, ya que algunos diputados y otros siendo candidatos,  no conocen el trabajo operativo del congreso ni saben cómo legislar. Lo anterior lo menciono  porque la oferta electoral va desde  la pena de muerte,  hasta eliminar el requisito de tesis para optar al grado académico de Ingeniero o Licenciado,  ¡pero cuánto derroche de imaginación para  hacer tales ofrecimientos¡.

En otras palabras populismo puro y demagogia sin límites con el fin de convencer los corazones de los incautos que creen todavía que El Salvador, puede salir de la pobreza, desigualdad e inseguridad por decreto legislativo o por arte de magia, depositando su voto en banderas políticas y en personas que aun a lo lejos o en la oscuridad se les nota lo deshonesto, y que está claro que desean llegar al poder, para cambiar su estilo de vida y la modesta residencia  donde viven.


Ante este escenario, creo que se debe hacer un esfuerzo por advertir a los votantes que deben razonar su voto y no dejarse dormir por los mismos políticos de siempre, que ya tuvieron su oportunidad y que francamente no han hecho mucho para crear leyes justas y equitativas que favorezcan a los sectores más vulnerables del país.

De modo que se debe elegir, con la conciencia y no con el corazón, ni por simpatía ni porque el candidato tenga buena oratoria, ya que la historia reciente nos ha demostrado que siempre hay personas oportunistas que andan buscando cambiar su estilo de vida, dado que algunos de ellos no lograron tener éxito como empresarios ni como empleados, por ello están desesperados ante una candidatura.

Así que el pueblo votante debe ser sabio y estar alerta, para no elegir a diputados que llevan más de nueve años en la Asamblea Legislativa, y no se sabe de su trabajo ni de los aportes legislativos, pero sí es más que evidente que han vivido ostentosamente de los privilegios que conlleva el ser diputado, seguro médico hospitalario, emolumentos, prebendas, viajes y un jugoso bono navideño, sin contar que cada fracción legislativa tiene un escuadrón de asesores.  Por otra parte, algunos diputados tienen contratados a sus familiares en el aparato estatal, es decir no pasan necesidades ni hambre como la mayoría de salvadoreños.

De la misma manera se sabe de unos diputados que están siendo investigados por enriquecimiento ilícito, a ellos no se les debería de volver a confiar un mandato más y si los votantes lo hacen, es porque verdaderamente se han convertido en masoquistas y títeres de la politiquería barata y populista.

En consecuencia, el pueblo debe despertar y no poner sus esperanzas en los políticos, su confianza debe estar el Señor Jesucristo y clamar por sabiduría para elegir entre los competidores a los mejores que sean honestos y que lleven plataformas legislativas compatibles con los principios y valores de El Salvador.

Cuando los justos dominan, el pueblo se alegra: Mas cuando domina el impío, el pueblo gime. (Proverbios 29:2).




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.