Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Contradicciones políticas difíciles de entender

Dr. Mauricio E. Colorado/Abogado

lunes 16, octubre 2017 - 12:00 am

Lo sucedido la semana pasada en la comuna capitalina ha sido el evento de mayor trascendencia en el ambiente político que ha impactado a los medios de comunicación. La expulsión del alcalde de San Salvador del partido FMLN -partido gobernante- es un suceso que trae comentarios obligados sobre la vida política de El Salvador. Es indudable que el mundo no se acaba con ello, pero se debe reconocer que los efectos secundarios de tal separación, no son solo para darle vuelta a la página.

Es de tener en cuenta que la alianza entre la persona del alcalde (una persona con mucho dinero) y el partido de ideología socialista – y si se quiere hasta comunista- no es un “hecho natural”, porque entenderse entre personas diametralmente opuestas en cuanto a sus creencias sobre tesis políticas de derecha e izquierda no deja de llamar la atención del ciudadano común. ¿Cómo es posible que alguien de corte ideológico capitalista pueda entenderse con el partido que en su ideología contemple el reparto de los grandes capitales entre las personas, porque considere que ese método llevará la felicidad a todos los habitantes de una nación?

El fenómeno comentado también lo hemos observado con familias de corte conservador, depositando su confianza jurídica en abogados ideologizados con la izquierda, en la esperanza quizá, de que a la hora de las horas, se les tendrá consideraciones especiales “por arte de magia”. Otro fenómeno que no es fácil de entender, aunque todo es explicable en la declaración eterna de don Francisco de Quevedo, “Poderoso caballero es don dinero”. Nos referimos al fenómeno que ocurre en el presente segundo gobierno del FMLN, en el cual se ofreció un cambio radical, que de hecho solamente ha afectado a las familias de los dirigentes, quienes   han colocado a parientes cercanos en puestos administrativos de elevadas remuneraciones, pero sin ninguna o escaza preparación para desempeñarlo.

publicidad

El nepotismo se ha multiplicado en la presente administración en forma desmedida. Tal pareciera que el cambio se está dando, pero en un sentido opuesto a lo esperado. Hasta la fecha, se ha demostrado que a todo nivel de la administración se percibe mínima capacidad de manejo de la problemática cotidiana.

El caso de la alcaldía de San Salvador es dramático porque se observa un revanchismo inmaduro, y una sorda lucha entre una persona que probablemente se considera el mesías de la generación de la post guerra, que “porque sí” sometería a la dirigencia tradicional de la izquierda, a sus deseos. El resultado de tan pretendida ambición ha dejado finalmente el divorcio que desde hace mucho se vislumbraba. Expresar que no había presidente en nuestro país es, sino un verdadero insulto para el titular del ejecutivo, una apreciación personal que de ningún modo podría verter un político de mediana capacidad, ante un foro nacional o mucho menos extranjero.


El despido masivo de funcionarios de alto nivel en la alcaldía, no deja de ser la mayor expresión de una rabieta desbordada e inmadura, que seguramente producirá otros efectos no previstos al momento que nuestro país vive bajo la sombra de un espectro electoral. De todos modos, creemos que finalmente se ha producido la terminación de esa extraña simbiosis o mezcla de intereses que solamente se puede entender o justificar por el deseo desbordado del poder político.

Posiblemente, los efectos de estos extraños acuerdos llegarán mucho más lejos de lo que los involucrados puedan preveer. Nuestros políticos de toda clase deberán tener sumo cuidado de ofrecer o aceptar componendas con quienes pretenden levantar banderas con asociados oportunistas, que fácilmente disimulan sus verdaderos intereses, con pactos o tratos temporales que a la larga solamente son proyectos de intereses económicos para sujetos de escasa moral y honradez. El retrato del político salvadoreño, generalmente no termina de afinarse mientras exista posibilidad de escalar peldaños a cualquier precio.

 




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.