Cerrar [X]

Buenos Días

¿Conversiones? Hasta no ver, no creer

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

lunes 20, febrero 2017 - 12:00 am

Desde la semana pasada circulan unas fotografías de grupos de pandilleros supuestamente renunciando a su pertenencia a una de esas bandas delincuenciales y jurando que han encontrado la conversión religiosa y un cambio de vida.

Algunos entusiastas, incluyendo funcionarios del Ejecutivo y otros personajes de los que defendieron y promovieron la tregua del gobierno con las pandillas en 2012, han reaccionado entusiasmados ante esas fotografías.

Basta ver los comentarios de la gente para entender que la inmensa mayoría de la población no se traga esa “conversión”. El problema es que después de aquella famosa tregua, con cura y todo, en la que se produjeron “milagrosas conversiones” y entrevistas pactadas con sus principales cabecillas, sabemos lo que sucedió después: no hubo tal conversión y aunque supuestamente los homicidios bajaban, las desapariciones de personas aumentaban y también los hallazgos de cementerios clandestinos.

publicidad

Yo creo en el inmenso poder de la fe y de la conversión de las personas. He conocido gente con vidas desastrosas que han encontrado en la religión un camino a la vida correcta, remediando el mal anterior y dando ejemplo de cómo Dios puede cambiarlos, pero en estos casos, uno no sabe si se trata de otra puesta en escena, de otro teatro como el del 2012, o qué y sinceramente, prefiero pecar de escéptico que caer de tonto como ingenuamente muchos tuvimos la esperanza entonces.

Hasta no ver, no creer. Los pandilleros han puesto de rodillas a la población y sobre todo a la gente más pobre, la han asesinado, la han extorsionado, la han perseguido, acosado, hecho huir y nos han quitado la paz y la seguridad. Difícil creer que de la noche a la mañana, son mansas palomas u obedientes corderitos. ¿No les parece?





RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.