Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Coyuntura económica nacional

Eugenio Chicas / Diputado del FMLN al Parlacen

martes 10, julio 2018 - 12:00 am

Concluido el primer semestre del año es preciso esclarecer los principales temas y la existencia, o no, de avances y rumbo del país. Considero que la economía y la capacidad de entendimientos políticos siempre serán los rubros de mayor atención para la estabilidad nacional, pues de ello depende la satisfacción de la población en cuanto a las oportunidades progreso, empleo y la posibilidad de acceso a cubrir con dignidad el costo de la vida.

De acuerdo a datos oficiales respaldados y supervisados por organismos internacionales, el crecimiento de la Inversión Externa Directa (IED) durante el primer trimestre del año pasó de $162.2 millones en 2017 a $238.8 millones  del mismo periodo en 2018; representando un incremento de $70.6 millones en rubros como industria, electricidad, información y comunicaciones. También se registra un sensible incremento de la inversión pública, que hasta mayo alcanzó $260 millones, $111 millones más respecto a igual tiempo de 2017.

Un ejemplo de esta inversión, bajo supervisión de UNOPS, es la ampliación de nuestro aeropuerto internacional Monseñor Oscar Arnulfo Romero que ronda los $64 millones; obra que contempla: una edificación adicional de 23 mil metros cuadrados en tres niveles, cinco salas de espera, un lobby de bienvenida y la extensión de tres puentes de abordaje de aviones de cabina ancha para vuelos intercontinentales, todo para acrecentar la capacidad de manejo de dos a tres millones de viajeros.

publicidad

En productividad hasta el mes de mayo nuestras exportaciones alcanzaron los $2,515 millones, incrementando $123.6 millones respecto al mismo periodo del pasado año, lo que representa  un aumento del 5,2 %. Las importaciones conservan una tendencia superior al alza, usual para nuestro modelo exacerbado en consumo y baja productividad, llegando a crecer un 11,3 % ($479.2 millones).

La diferencia de esta balanza se ha podido financiar por el sostenido crecimiento que siguen experimentando las remesas, que hasta el mes de mayo alcanzaron los $2,227 millones de dólares, $183 millones más que en igual lapso de 2017 y que representa un 8,9 % más de flujo hacia el país. De acuerdo a las cifras del BCR esto podría llevar a un crecimiento de remesas del 6,1 % al final del año, superior al 3,8 proyectado al inicio. Este ingreso según la Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples (EHPM) beneficia directamente a uno de cada cinco hogares, estimulando la economía con el incremento de la demanda interna y el consumo, lo que determina en nuestras circunstancias buena parte del crecimiento económico.


Por supuesto que las remesas no solo significan ingresos, son un enorme drama social que impacta con graves consecuencias. Tanto la zozobra e incertidumbre para cientos de miles de nuestras familias en EE.UU. y El Salvador, por el anuncio de la administración Trump del fin de importantes programas migratorios (TPS y DACA); como la dramática e inhumana separación forzada de pequeños hijos arrancados del seno de sus madres y familia, aplicándose horrendos procedimientos en la frontera sur de EE.UU. por parte de sus autoridades, son realidades dramáticas que afectan a millones de salvadoreños que urgen soluciones integrales para mejorar aún más un crecimiento económico que impacte directamente en su vida.

Esta alevosa acción del norte para satisfacer intereses xenófobos y que promueve la ruptura familiar es incomprensible cuando las cifras demuestran que la migración está disminuyendo. Hasta el 30 de junio del presente año llegaron 12,380 deportaciones, esto es un 18,3 % menor de las 15,147 tramitadas en el mismo periodo en el año anterior, debiendo tener en cuenta que las deportaciones de menores se han reducido también en un 28,2 %. Sin embargo, la conciencia mundial despierta y si algo ha generado la administración Trump es una suerte de coincidencia mundial al rechazo de muchas de sus políticas inhumanas.

En la coyuntura nos sorprendió la grave situación de desestabilización política y violencia en la hermana República de Nicaragua, hecho que ha puesto en grave riesgo los importantes avances económicos, sociales y la paz que con mucha dificultad construyeron en su momento, y que atrajo a muchos de nuestros compatriotas a invertir y trabajar. Profundizar en el análisis de las causas que han originado ese conflicto corresponde a los propios nicaragüenses, pero en definitiva hacemos votos desde nuestra experiencia nacional para que sea la ruta del diálogo, en el marco de su institucionalidad, la que permita alcanzar una  solución para un conflicto que también nos afecta en lo humano, político y en lo económico.

Nuestro país se apresta a iniciar en este mes el funcionamiento del  ferry de carga que cubrirá la ruta del puerto de La Unión a Puerto Calderas de Costa Rica. Esta nueva ruta comercial con una capacidad de mover en cada viaje entre 80 y 100 contenedores y proyectada hace varios años iniciará en un momento oportuno acortando los 1107 km que nos separan. Ejemplos como éste siempre nos animan a seguir fortaleciendo los mecanismos de diálogo y negociación nacional e internacional de manera permanente para superar nuestras diferencias y construir un mejor país.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.