Cerrar [X]

Editorial & Opinion

¿Cuál es el punto?

José Mauricio Tobar Rodríguez/Colaborador

Jueves 16, Junio 2016 - 12:00 am

OPINION

El punto no es que sean “gastos mínimos” o que solo sea el 0.003 % de la recaudación de la institución.  El punto es que ni un solo dólar de ese 0.003 % le pertenece a él, por el simple hecho que la Empresa que rinde esas utilidades, no es su empresa, sino una entidad pública. Si bien es cierto es Autónoma, nadie en su sano juicio puede dejar de creer que no es una institución pública. O que nos muestre la escritura en donde se lea claramente que CEPA es de su propiedad.

El punto no es que la institución sea o no un hospital o una escuela para andar repartiendo camas, pupitres o medicinas. El punto es que las necesidades actuales del país son tan grandes, el déficit es tan enorme, producto de una mala administración general, que cualquier ahorro que se pueda hacer en cualquier Ministerio o Autónoma debería de ingresar al fondo general de la nación para que de ahí pueda ser distribuido para cubrir esas grandes necesidades de salud, seguridad o educación.

El punto no es que si a los inversionistas les gusta o no tomar etílicos caros.  El punto es que somos un país al borde de la quiebra que no está para andar atendiendo bolos extranjeros que solo vienen a pasear y a conocer el famoso Puerto de La Unión Centroamericana y ninguno aporta un solo dólar para su funcionamiento; ¿o es que en lo que va de estos siete años se ha concesionado, se ha alquilado, o se le ha sacado algún usufructo significativo que contribuya siquiera para el pago de la deuda con el gobierno de Japón?

publicidad

El punto no es si la Fiscalía General de la República lo ha citado en calidad de testigo o de imputado. El punto es que ningún funcionario público tendría que llegar a los extremos de tener que llegar a rendir cuentas o explicaciones a esa institución.

El punto no es que si los expresidentes han tomado vino o no en el pasado. El punto es que si fuera una persona correcta, responsable y consciente de la situación actual de la República, debería de abstenerse de comer salmón, sushi, carnes importadas y demás con dineros que le pertenecen al país.


El punto no es si el Presidente de la República lo va a amonestar o se va a hacer del ojo pacho como es la costumbre. El punto es que si fuera una persona decente debería de renunciar o debería de ser destituido inmediatamente de su cargo por falta de confianza en el manejo de los fondos públicos.

El punto es que una institución pública de sólido prestigio, que ha forjado una imagen de respeto y admiración por 60 años, se derrumba de la noche a la mañana y sirve de mofa de propios y extraños por una mala administración.

El punto es que si el 80 % de la población no tiene ni para comer frijoles, asquea el hecho de que se aprovechen del dinero de todos los salvadoreños gastándolo en actividades personales.  Él se puede comer el restaurante entero si quiere, o beberse la destilería completa pero siempre y cuando sea con su dinero, no con el mío.

El punto es que cada vez vamos de mal en peor.

 

 




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.