Cerrar [X]

Editorial & Opinion

¿Cuáles acuerdos de paz?

Jaime Ramírez Ortega / Consultor legal y de negocios

Sábado 14, Enero 2017 - 12:00 am

Cuando se firmarnos los Acuerdos de Paz, el 16 de enero de 1992 en Chapultepec, México, se consideraron algunas modificaciones en el tema político, social y económico, que ambas partes pactaron cumplir. A consecuencia de ello, tuvo como base cambiar el concepto combativo y represivo de la Fuerza Armada; crear una Policía Nacional Civil dirigida por civiles; reforzar el Sistema Electoral; fortalecer el Sistema Judicial decadente que existía en ese entonces y, para ser honesto, muy poco ha cambiado en la actualidad.

En ese orden de ideas, se planteó mejorar el sistema económico, cuyo énfasis debía ser lo social; se contempló la distribución de tierras en zonas conflictivas; la creación de un foro económico y social para resolver los problemas del país a través del diálogo; así mismo, se decidió el cese del enfrentamiento armado y se permitiría al FMLN participar como partido político; se accedió a que la ONU verificara lo acordado y, por último, ambas partes concluyeron crear un calendario de ejecución de estos acuerdos.

A 25 años de ese episodio, el país debe hacer una pausa y valorar lo siguiente: qué se ha hecho mal en estos 25 años, qué es lo que no se hizo, cuáles son las grandes deudas de los acuerdos de paz, quiénes son los que se oponen al cumplimiento de algunos puntos que se tomaron y que aún no se han ejecutado. Porque continúan en el poder y en la toma de decisiones una gran parte de los involucrados de los acuerdos de paz, dado que todo ello supone un retroceso en la construcción de país.

publicidad

Ahora bien, en la actualidad se encuentra pendiente la justicia para las víctimas del conflicto armado, que fue bloqueada por años por la Ley de Amnistía, declarada inconstitucional recientemente por la honorable Sala de lo Constitucional, lo cual, sin duda, trae aparejado un sentimiento de justicia. Únicamente en espera que la Fiscalía General de la República se encuentre a la altura en la investigación para reivindicar el derecho de las víctimas que sufrieron el flagelo de la persecución y la represión, tanto de la guerrilla como del ejército.

Sin embargo, es de entender que “Los Acuerdos de Paz” de forma Per se, no solucionaron los problemas de El Salvador, como la pobreza, la inseguridad, la injusticia, la desigualdad, el analfabetismo, la falta de oportunidades y el desempleo. Por ejemplo, en una encuesta realizada por el IDHUCA en el año 2012 arrojó como resultado que el 42,9 % de la población piensa que los Acuerdos de Paz se cumplieron poco, el 28 % considera que fueron cumplidos en algo, el 19,2 % cree que se cumplieron mucho, mientras que el 8,6% opina que no se cumplieron en absoluto.

Ante ese escenario de inconformidad de la población sobre el incumplimiento de algunos puntos de los acuerdos de paz, insuflare algunas ideas que son importantes para destacar, debido a la gran cantidad de subterfugios acumulados, tanto por la izquierda como la derecha, que por cierto han llevado al país por el camino de la polarización.

En primer lugar, el combate armado, el terrorismo, las conspiraciones, los asesinatos y la inteligencia y la contrainteligencia terminaron con la firma del acuerdo de paz.

No obstante, el combate y el terrorismo continuaron, pero ahora desde la Asamblea Legislativa, el Ejecutivo y el Judicial y otras instituciones que administran justicia, dado que el FMLN y ARENA, nunca comprendieron lo que significa “acuerdos de paz”.  En segundo lugar, la gran mayoría de las personas involucradas en los acuerdos de paz, que eran de diferentes corrientes ideológicas, paradójicamente después de 25 años, son los mismos que continúan tomando decisiones en nuestro país, es decir, que nunca hicieron una renovación en sus filas partidarias.

De modo que El Salvador, a decir verdad, no salió jamás de la guerra, solo cambió de escenario, porque con la misma mente que se construyó la paz, es la misma mente de aquellos viejos políticos que encontraron en el servicio público, una forma de vida y de enriquecer sus bolsillos; pero en realidad abandonaron los ideales nobles como: la libertad, la democracia, el estado de derecho, el combate a la corrupción, la lucha por el más necesitado, el servicio honesto y probo a la nación, o sea, que se fortalecieron como grupos políticos, pero debilitaron a la patria.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.

Simple Share Buttons