Cerrar [X]

Editorial & Opinion

¿Cuáles horas pico?

Bessy Ríos / Abogada y activista digital

Miércoles 13, Septiembre 2017 - 12:00 am

Todos los que manejamos en este paisito nos ha tocado en estos últimos años ir viendo cómo poco a poco esa frase de: “horas pico” se ha ido transformando en un mito, porque esto del caos vehicular, de los tremendos tráficos no es cosa de “horarios de viernes o fechas de pago” lo cierto es que encontramos esta situación a cualquier hora y casi en cualquier calle principal, de hecho hasta las calles llamadas secundarias o “vías alternas” son también parte de este desastre de tráfico.

No me cabe duda que en gran medida la falta de visión al momento de abrir nuevas carreteras son parte del problema, además de falta de mantenimiento y sin duda esos pasos a desnivel que agilizan el tráfico en una zona para que cuadra y media adelante se vuelva a tapar es uno de estos elementos que se suman al tremendo desastre vehicular que tenemos en el país.

Pero existe una realidad que pocos están dispuestos a asumir y es, sin duda, la falta de cultura vial, somos unos “maleducados” al volante, no cedemos el paso, nos detenemos en cualquier sitio, están también los que solo porque ponemos las luces de cortesía pensamos tenemos permiso de hacer segunda fila de parqueo frente al colegio de donde salen nuestros hijos, trasladarse de un carril a otro sin poner vía para avisar y solo se meten, están los que utilizan carriles auxiliares y los vuelven un tercer carril, existen los que se prenden del pito con locura si uno le cede el paso a otro vehículo, sean en la calle o en parqueo de algún centro comercial y a todos estos debemos de sumarle esa raza especial de los buseros, taxistas, motociclistas que se meten en medio de los vehículos sin el mínimo temor de Dios y micro buseros, camioneros, cañeros y tenemos todos los ingredientes entre los peores conductores del mundo, en un país donde no se planificó nunca el crecimiento, las calles son del tamaño risible, por eso no dan abasto, a esto póngale la pizca de falta de mantenimiento de las calles y/o también los eternos rompimientos por fugas de igual lluvias, negras, servidas y potables, que se hacen en los mismos sitios siempre y que se tardan un mes en reparar para que a las dos semanas se vuelva a reventar la dichosa tubería.

publicidad

Somos un país chiquito, lleno de neuróticos al volante, que les interesa llegar a ellos primero sin importar a quien tengan que sacar del camino, también tenemos los irresponsables que manejan en el carril de mayor velocidad a 20 kilómetros por hora.

Un vice ministerio de transporte que piensa que cambiando horarios va a lograr de manera mágica la realidad del tráfico en el país, cómo lo lograran si no tiene la capacidad de sacar a los buses de las calles principales del país y tampoco sacan las terminales de la capital.


84 diputados y diputadas que cada año prorrogan la vida útil de buses chatarra, además del subsidio al transporte; buses que contaminan el aire que respiramos, se quedan a cada cuadra siendo otra razón del tremendo tráfico que tenemos, además de no regular cómo se deben las multas en este país, ya no pueden tener multas de $11, $34 y $57.14 son risibles, además no existe coerción para obligar al pago, sino no tuviéramos esas estrellas de conductores con deudas de hasta $20 mil dólares en multas. Y han llegado al colmo de “condonar” las multas de los buseros.-

Un vice ministerio de medio ambiente que no logra eco ni siquiera en el grupo parlamentario del partido en el gobierno para legislar con respecto a la circulación de buses contaminantes, a pesar de disponer de un estudio donde se comprueba que estos son los principales responsables de la contaminación ambiental.

El Salvador tiene una suma de elemento que permite que tengamos el caos vehicular que a diario tenemos, que se da a toda hora, en cualquier calle.

Mientras no comprendamos en alguna medida que somos parte del problema, no lograremos aportar como parte de la solución.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.