Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Cuatro años de gobierno

Eugenio Chicas / Diputado del FMLN al Parlacen

martes 5, junio 2018 - 12:00 am

Al término del cuarto año de gobierno es imperativo pasar revista al estado en que se encuentra la nación. Leí con detenimiento el informe que soporta el discurso del mandatario, y sobre esa base es importante reconocer con objetividad, los avances y retos para el futuro. Estamos apenas a ocho meses de la próxima elección presidencial, es notorio el alistamiento de los principales partidos políticos, que desde ya han definido con precisión las figuras para competir el próximo 3 de febrero. Por lo tanto, partir de una visión objetiva es fundamental para el correcto diseño de los programas de gobierno, en la idea de contribuir a la formación del electorado, un soberano cada vez más pensante y consciente para decidir por sus propios intereses.

Es pobre la reacción hepática, muy superficial y desleal de la oposición, desconociendo logro alguno en la acción de gobierno, incluso en resultados suficientemente reconocidos por organismos internacionales especializados y que algunos hubieran sido imposibles sin su propio concurso. Esa oposición contribuyó, a regañadientes en ocasiones y en otras hasta bajo presión de sus financistas, y con sus votos hicieron posible: la reforma de pensiones, la Ley de Responsabilidad Fiscal, el fondo para la caficultura, el financiamiento para la estabilidad económica del Estado y el extraordinario para la seguridad pública. Estos logros no serían posibles sin un debido consenso político. Este mérito debemos reconocerlo en la claridad, habilidad y convicción del presidente Sánchez Cerén que ha buscado entendimientos en casi todos los terrenos, constituyendo uno de los activos más importantes que gana arraigo en la cultura política nacional.

Es evidente el crecimiento económico, todavía modesto en relación a las necesidades, pero sostenido y con la solidez para trascender del tradicional esquema de comercio, servicios y finanzas, a un modelo efectivamente productivo. Es apreciable la reactivación de rubros como la agricultura, en la que cada vez tenemos mayor auto sostenibilidad alimentaria, demostrable en un creciente abastecimiento del mercado a precios accesibles.

publicidad

Otras buenas señales son el franco y esperanzador proceso de recuperación de la caficultura producto de una gran apuesta nacional por el recambio de agotados plantíos dañados por la roya y la broca, con nuevas y robustas variedades, la inyección de financiamiento al sector con una adecuada política de acompañamiento; y el notable crecimiento de la producción y exportación de azúcar por la exitosa ampliación de mercados en condiciones favorables; sin dejar atrás el crecimiento de la actividad turística con nuevos agentes compitiendo en el mercado, generando mayores empleos e ingresos.

Es ineludible que el país hoy cuenta con una mejor infraestructura estratégica de puentes, ampliación de carreteras, pasos a desnivel; mayor capacidad marítimo portuaria, constante modernización y ampliación de nuestro aeropuerto internacional; así como más producción de energía eléctrica limpia y renovable. Esta mejor infraestructura es garantía para el crecimiento económico sostenido, mayor producción de la industria textil, de medicamentos, pujante crecimiento de la industria de la construcción, ampliación progresiva de la industria de alta tecnología para el mantenimiento aeronáutico, y diferentes ramas creativas de la “industria naranja”.


En lo social, nunca antes gobierno alguno asumió con tal responsabilidad una política social para atender las profundas desigualdades y retrasos que por décadas alimentaron la exclusión: estamos superando de raíz el analfabetismo; contamos con mejor acceso y estímulos a la educación, con una estrategia para mejorar la calidad y ampliación a la primera infancia, educación superior y tecnológica. Por primera vez contamos con una estrategia de inclusión y atención integral para las mujeres, el programa Ciudad Mujer cuenta con las credenciales internacionales que avalan su efectividad. En salud existe una estrategia en progreso para la atención, desde los ECOS en el nivel básico de la comunidad hasta la proyección en desarrollo de una moderna red hospitalaria de segundo y tercer nivel, que ha incluido el mayor abastecimiento del cuadro básico y un sensible abaratamiento de los medicamentos en la red privada.

Es necesario contar con una imagen real, honesta, crítica y objetiva de la situación del país para proyectar el futuro desde las ofertas de campaña: la problemática de seguridad pública cuenta con un mediano consenso desde el Plan El Salvador Seguro, falta precisar la efectividad, cobertura y recursos para la prevención como herramienta principal; se debe profundizar la estrategia del Consejo Nacional de Sustentabilidad para avanzar en la recuperación ambiental, específicamente en el acceso al agua potable; un mayor crecimiento económico para más y mejores empleos, dedicando mayores esfuerzos al fortalecimiento de las Mipymes y una efectiva implementación de mejoras regulatorias que faciliten la inversión.

También falta profundizar y ampliar la inversión pública para una mayor cobertura de los programas sociales que aseguren una mejor calidad humana; todo esto exige un claro posicionamiento para fortalecer los mecanismos de consenso que permitan avanzar a un acuerdo de estabilidad de las finanzas públicas del próximo gobierno y, por supuesto, una profunda reforma fiscal acorde con los retos y necesidades del país.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.