Cerrar [X]

Blog

martes 15, agosto 2017 | 6:52 pm

 

Por David Barraza, futuro periodista deportivo
La emoción y expectativa que generó el ganador del balón de oro (2005) al anunciar su llegada a El Salvador fue inesperada para mí, haciéndose saber con dos meses de anticipación aproximadamente, el brasileño antes de llegar a mi país hizo visitas a países como Egipto, Pakistán, Emiratos Árabes, Inglaterra, India, Rusia, Honduras y Costa Rica.

Esta es la nueva forma de vida de Ronaldinho de Assis Moreira y no fue casualidad o fortuna el tenerlo de visita con nosotros, por lo tanto la gente de El Salvador esperaba la mejor actitud del que fuera considerado en algún momento como el mejor futbolista del mundo.

En todas sus presentaciones lo vi bastante apático solamente mostrando una pequeña sonrisa y alzando la mano para saludar a la hora de hacerse presente en los eventos programados; además cuando tenia que hablar lo vi sin mayor entusiasmo a pesar de que se le recibía con ovación en los eventos haciendo que los presentadores no tuvieran una interacción recíproca o tan amena como lo esperábamos sus fans, también siendo poco interactivo con la gente que asistía a los eventos y siendo impuntual en los horarios y en alguna ocasión insinuando cancelar su presencia en compromisos ya estipulados.

En conclusión la llegada del astro de Porto Alegre fue grande para nuestro pequeño país, pero no como sus seguidores se lo imaginaban, me quedó una desilusión y no solo para mi sino para muchos que por años soñaban con esta visita, porque la imagen que nos dan los medios informativos no se compara a la faceta de este extraordinario jugador que ahora conocí así como muchos salvadoreños.

Quizás hubiese sido mejor no conocerlo y quedarme con la imagen del Dihno que sonríe ante las cámaras nada mas, pero cuando lo tienes al lado debes ingeniártelas para tener una foto o un autógrafo.

Obrigado Ronaldinho.