Cerrar [X]

Economía

“Debería ser impensable afrontar otro impago”

EFE

viernes 9, junio 2017 - 12:02 am

El impago de la deuda con las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) en la que cayó El Salvador en abril pasado fue el fruto de una serie de decisiones del Gobierno y del Congreso, y no por la falta de fondos, dijo en una entrevista con Acan-Efe el portavoz de las esas instituciones financieras, René Novellino.

Novellino analizó las diferentes decisiones tomadas por estos órganos de Estado desde que se privatizó el sistema en 1998 y que, a su juicio, ponen en entredicho la versión dada por los últimos tres gobiernos de que no hay “un cinco para pagar pensiones”.

El Gobierno salvadoreño se declaró el pasado 7 de abril en impago de $55 millones con las AFP, que correspondían a la amortización de capital y pago de intereses de la deuda de $5,700 millones que tiene con estos entes.

publicidad

El “default” del pasado abril, que golpeó la imagen financiera del país al causar sendas bajas en las calificaciones de riesgo soberano, tuvo como base la falta de acuerdos entre el oficialismo y la oposición para aprobar una millonaria emisión de bonos.

Empero, Novellino sostuvo que el “pecado original” del sistema de pensiones se dio al momento de su privatización, porque “se sabía que el dinero acumulado era absolutamente insuficiente para hacer frente a las obligaciones”, pero se siguió adelante.


 

Fondos insuficientes

Antes de la privatización, los salvadoreños cotizaban al Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) y el Instituto Nacional de Pensiones de los Empleados Públicos (INPEP), que acumularon $340 millones para pagar a unos 115,000 jubilados, pero la cifra ideal era de $11,000 millones. Los fondos se acabaron en 2002.

En este lapso se da la segunda decisión en el camino al impago: los gobernantes ignoraron una disposición legal que mandaba crear un fondo para pagar las pensiones de estas personas al acabarse las reservas.

“El planteamiento original de la ley era que el Estado iba crear un fondo con parte de recursos del Presupuesto General para que, cuando se le acabara el dinero al ISSS y al INPEP, ese fondo ayudara a amortizar la deuda, pero nunca se creó”, acotó Novellino.

Los siguientes años, el Gobierno asumió ese pago con sus ingresos corrientes, pero en 2006 se creó el Fideicomiso de Obligaciones Previsionales (FOP), un mecanismo mediante el que las AFP se ven obligadas a prestar al Ejecutivo dinero de los trabajadores para pagar a unos 160,000 jubilados del sistema anterior y los primeros del actual.

¿No hay para pagar pensiones?

Según el representante de las AFP “se hace ver como que absolutamente el Estado no tiene dinero para pagar pensiones” y ahora ni para abonar al capital y los intereses de la deuda, pese a que los ingresos percibidos por el Estado son mucho más altos que cuando se decidió sacar del presupuesto el pago de pensiones.

De acuerdo con Novellino, en comparación con los años siguientes a la privatización del sistema de pensiones, el Estado recibe más de $2,400 millones en impuestos mientras que la obligación con los jubilados “crece de una forma relativamente suave”, hasta llegar a los $468 millones en 2014.

“¿Se sostiene el argumento de que no hay un cinco para pagar pensiones en un Estado que a lo largo de todos los años siempre recaudó más dinero?”, cuestionó Novellino.

El vocero de las AFP exhortó al Congreso salvadoreño a estudiar y llegar a un acuerdo sobre las diferentes propuestas que ha recibido para reformar el sistema a la “mayor brevedad”, para evitar un nuevo impago en julio próximo, cuando el Gobierno debe pagar a los cotizantes de las AFP más de $40 millones.

Otro factor que obliga a la reforma del sistema de pensiones es que en julio una de las dos AFP alcanza el máximo que la ley le permite prestar al Estado del fondo de sus cotizantes.

“Debería ser impensable para nuestro país volver a afrontar una condición de impago”, pero “nosotros confiamos en que hay tiempo suficiente para una discusión rápida del tema y llegar a un acuerdo”, concluyó Novellino.

 

La deuda previsional

 

Los CIP

Cuando se agotaron las reservas del ISSS y el INPEP, se creó el FOP, que emite los Certificados de Inversión Previsional (CIP) A y B. Con la Serie A se pagan las pensiones públicas, y con los B se pagan los beneficios que se le otorgaron a quienes cotizaron en el esquema público, pero en 1998, con la reforma, migraron al privado.

 

Deuda

Los CIP A y B son adquiridos obligatoriamente por las AFP, y lo hacen con los ahorros que los cotizantes acumulan para su futura pensión. Así, ésta es una deuda que el Estado adquiere con los trabajadores, no con las AFP. La ley indica que las AFP pueden usar hasta el 45 % de los ahorros de sus cotizantes para comprar CIP A.

 

$340 Millones

En el momento de la privatización del sistema, el ISSS y el INPEP acumularon $340 millones para pagar sus pensiones.

 

$55 Millones

En abril pasado, el Estado salvadoreño falló en pagar a tiempo más de $55 millones del servicio de deuda previsional.

 

$40 Millones

El próximo mes, el Gobierno deberá pagar otros $40 millones para amortizar la deuda con los cotizantes de las AFP.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

GOES: FMI ve impacto positivo en las finanzas por reforma previsional

La información recabada por la misión del Fondo será ratificada primero por el organismo....

MÁS INFORMACIÓN
FMI revisará impacto de la reforma previsional

Este martes llega al país una misión del Fondo Monetario que revisará el impacto que tendrá la r...

MÁS INFORMACIÓN
Misión del FMI llega a El Salvador este martes

La misión del Fondo Monetario revisará el impacto de la reforma previsional aprobada en septiembre...

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.