Cerrar [X]

Internacionales

Desastre aéreo fue por falta de combustible y sobrecarga

Redacción Internacionales / EFE

martes 27, diciembre 2016 - 12:00 am

El secretario de Seguridad Aérea de Colombia, Fredy Bonilla, dio una conferencia de prensa en la que remarcó los errores cometidos desde la autorización del plan de vuelo. / Xinhua

El agotamiento de combustible fue la causa del accidente de la empresa boliviana Lamia que se cobró 71 vidas, según el informe preliminar de la Aeronáutica Civil (Aerocivil) colombiana presentado ayer y que muestra varias irregularidades de procedimiento, además de descartar la posibilidad de una falla técnica.

“Ellos estaban conscientes de que el combustible que tenían no era el adecuado ni era suficiente”, dijo el secretario de Seguridad Aérea de Aerocivil, Fredy Bonilla, quien detalló que el piloto planteó en varias ocasiones con la tripulación la posibilidad de hacer una escala para repostar.

publicidad

Se indicó que las condiciones ambientales hicieron que el consumo de combustible fuera mayor ya que el viento “afectó de forma contraria” durante parte del vuelo.

Según la pesquisa, en el plan de vuelo presentado por el piloto en el aeropuerto boliviano del cual partieron, la autonomía de la aeronave era de cuatro horas y 22 minutos, exactamente igual al tiempo de vuelo, cuando debía tener combustible para un recorrido mayor.


“Debía tener una hora y 30 minutos más (de combustible) que el tiempo de vuelo en forma estándar en cuanto a su autonomía de vuelo”, dijo Bonilla.

“Dentro de la investigación establecimos que dicha aeronave no aterrizó en Cobija tampoco, siguió hasta Cochabamba. Esto fue permitido por las autoridades de control del tráfico de Bolivia”, agregó Bonilla sobre el hecho que, anteriormente, el avión de Lamia ya había hecho paradas en suelo colombiano para reabastecerse.

Con ello, se deduce que el accidente podría haberse producido en alguno de los otros vuelos, sobre los que Bonilla no dio más datos.

Irregularidades

El informe también revela que cuando el piloto pidió al aeropuerto colombiano José María de Córdova que le permitieran aterrizar, pese a que todavía no estaba en la aproximación a la pista, no informó de la gravedad de su situación ni que ya se le habían apagado dos de los cuatro motores.

Las irregularidades encontradas en el informe preliminar también recogen que el avión supuestamente no estaba certificado para volar por encima de 29,000 pies y en el plan de vuelo presentado a la Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación Aérea (Aasana) de Bolivia se anotó que lo haría a 30,000 pies.

 

 

Pudo ser peor, advierten

Ayer también habló Janeth Molina, la controladora que habló con el piloto del aparato accidentado, y denunció que el accidente pudo ser peor por la cercanía de otros vuelos que estaban a punto de aterrizar en el aeropuerto de Rionegro.

“La aeronave notifica su descenso y de pronto es que veo como empieza a hacer su descenso sin autorización y observo que se le fue encima a las otras dos aeronaves”, que estaban muy cerca, dijo Molina.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.