Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Desconcierto

Roberto Meza / Colaborador

sábado 1, septiembre 2018 - 12:00 am

Los anuncios que hace un Presidente siempre son importantes. Mucho más cuando suponen líneas de acción que van a modificar el orden establecido, a innovar o con la posibilidad de afectar intereses.

En medio de un diluvio de anuncios, y una capacidad de cubrir el espacio noticioso con un significativo alineamiento de los medios, hubo un anuncio que llamó poderosamente la atención, primero, y después, al reflexionar con mayor profundidad, ha provocado un generalizado desconcierto.

Es verdad que desde hace varios lustros las distintas administraciones mencionaban estrategias de alejamiento y en ocasiones había genuino interés de ponerlas en marcha, el enorme grado de dificultad, los costos de las medidas y los niveles de resistencia, llevaron, las más de las veces, a que las intenciones de alejarse de Taiwán, se pospusieran y acabaran por no realizarse. Por eso sorprendió que una comunicación de la magnitud del anuncio que habla de un esquema diplomático nuevo, se realizara tan sorpresivamente.

publicidad

Las consecuencias de una decisión de este tamaño implican un proceso que supone contar con la voluntad de los involucrados. Disponer de recursos para liquidar, tener recursos para movilizar. Y desde luego, contar con la empatía de la sociedad que será receptora.

¿No se ve que se haya hecho una valoración serena de los alcances de tal medida? Aunque debemos recordar que existe el servicio civil de carrera, con una legislación vigente. Desde luego, es indispensable proteger los derechos. Me pregunto si con todos los problemas y circunstancias complejas con que trabaja esta administración es necesario someterla a un nivel de tensión mayor en muchos de los frentes de la gestión gubernamental.


Para mí es claro que dispersar no es descentralizar. Entonces ¿de qué se trata? Una buena intención para impulsar el desarrollo regional o el geo-político, sin meditar en dificultades y viabilidad o el voluntarismo es tal que no se comprende la realidad, y meditaron en que se puede ocasionar la parálisis de programas gubernamentales en todo el periodo del tiempo que lleve este reacomodo geográfico y funcional, o será que están midiendo resistencias y capacidad de debate racional, convicciones y firmeza, confiando en que la impronta que caracteriza a la élite, se acomodará y que se doblegaran objeciones con tal de ser reconocidos en el nuevo andamiaje de la toma de decisiones.

Simplemente, estamos desconcertados. Espero que la lucidez se imponga y se acote un planteamiento a todas luces transparente, para que no se afecte gravemente a la Administración  Pública, al ejercicio eficiente de sus programas. Todo inicio implica cambios y modificaciones. Es lógico y natural. Lo que  importa es que no se afecte la viabilidad de la operación del Estado. He ahí el desafío.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.