Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Dignidad en salud mental

Dr. Carlos Alberto Escalante / Médico Psiquiatra.

miércoles 25, octubre 2017 - 12:00 am

La Federación Mundial de Salud Mental WFMH, conmemoró   el 10 de octubre el Día Mundial de la Salud Mental, con el lema: “Dignidad en Salud Mental”, al cual se adhieren Naciones Unidas, la Organización Mundial de la Salud, la Organización Panamericana de Salud, la Organización Internacional del Trabajo y muchas otras organizaciones gubernamentales y Ong’s a lo largo y ancho del globo.

El término “dignidad” es amplio, pero refirámonos a lo establecido en la  Carta de Naciones Unidas en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, se explica, la “Dignidad humana es el derecho que tiene cada ser humano de ser respetado y  valorado como ser  individual y social, con sus características y condiciones particulares, por el solo hecho de ser persona”. Se oponen a la dignidad humana, los tratos indecorosos humillantes y discriminatorios, así como la desigualdad. Por lo tanto, como seres dignos y valiosos, somos merecedores del derecho a la vida, la libertad, la educación, la salud integral, la obtención de un trabajo, a poseer una vivienda, a constituir una familia, a tener alimentación saludable y otras”.

El estigma, discriminación y violaciones de los derechos humanos de los que suelen ser víctima quienes padecen trastornos mentales, aunado a la insuficiencia de recursos para afrontar sus problemas, agravan el cuadro. Se agrega, en ocasiones, que las personas en general aún desconocen lo  que encierra el término salud mental; si bien no debe solo de asimilarse con enfermedad mental, ciertamente encierra patologías variadas, pero lo más importante es que  por ejemplo la depresión que ocupa prevalencias altas e incidencias igualmente elevadas, los factores que determinan su incidencia pueden prevenirse mediante la realización actividades de fomento y promoción(explicar que la salud mental es el componente inseparable de la “salud integral” y se describen y explican  los factores que repercuten para que el individuo esté en riesgo de enfermarse).

publicidad

Ademas, la prevalencia, o los casos ya existentes son susceptibles de ser tratados con éxito usando los fármacos bien elegidos; sin embargo, la alta prevalencia se debe a la escasez de recursos humanos y no existir al momento las estructuras  alternativas para la descentralización.

La Reforma actual de Salud favorece la provisión de “servicios integrales de salud”, siempre de manera explícita acompañe el componente salud mental. Este enfoque, e intento en el país es relativamente nuevo, pues, anteriormente todo problema de salud mental se le refería al psiquiatra, y  no siempre las personas aceptaban ir a verlo por el prejuicio que significaba consultarlo; luego, al no ser atendida la referencia y empeorar el caso,     obligadamente iba al Hospital Psiquiátrico Nacional.


En la actualidad, algunos hospitales generales disponen de un equipo mínimo y básico; sin embargo, las condiciones físicas y presupuestarias no les permiten a los Directores comprometerse a aceptar pacientes para internamientos, pero sí para consulta ambulatoria si dicho centro dispone  de ese equipo mínimo de personal especializado.

La Procuraduría de Derechos Humanos nacida de los Acuerdos de Paz, busca hacer cumplir lo establecido en la Constitución, pero su limitación financiera le reduce su influencia y éxito en esa tarea.

El Ministerio de Salud, como ente rector de la salud, dispone desde julio de este año 2017 de una Ley para la Salud Mental, la conozco poco, tiene cierta coherencia; no obstante, debe explicitar que habrá de crearse nuevas  estructuras físicas dotadas de personal e incorporarlas a la red del Sistema Nacional de Salud; por lo tanto, hoy, las personas, tienen ese respaldo para exigir al Estado y Gobierno Servicios Dignos en Salud Mental amparados en dicha LEY.

Este  logro es importante, pues, velar por la restauración de la Salud Mental, es velar por la dignidad e inclusión social activa y real de las personas que padecen trastornos mentales, no sólo es esencial para el bienestar individual, sino que también es necesaria para el crecimiento económico, la reducción de pobreza, y el “bienestar de sociedades y países”.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.