Cerrar [X]

Editorial & Opinion

El círculo de la necesidad: Las necesidades no se crean

Sherman Calvo / Publicista

viernes 23, marzo 2018 - 12:00 am

La publicidad, en muchos casos repetitiva y constante, hace que acudamos a un centro comercial y tras la compra, vaciando las bolsas en casa, digamos: “Y yo, ¿por qué he comprado esto?”… Eso ya es un mito del pasado que se ha ido  erradicando. Los únicos con potestad de crear y destruir necesidades son las personas. En algún momento de la historia del marketing, pudo ocurrir que esta herramienta tuviera la capacidad de crear necesidades.

Hay una poderosa frase de Peter Drucker: “El verdadero objetivo del Marketing es conseguir que las personas nos compren y no que los negocios vendan”. ¡Qué gran afirmación! Nuestra misión como publicistas, es conocer esa necesidad y con ayuda de un buen marketing transformarla en un deseo de compra, entendiendo que lo malo es el consumismo, no el consumo, que lo que hace un publicista es hacer más deseable lo deseable. Sin embargo, encontré una poderosa reflexión, que está por encima de esta introducción, y que ha quedado resonando en mi cabeza, la cual comparto de manera textual:

EL CÍRCULO DE LA NECESIDAD. En el círculo de la necesidad siempre necesitamos algo, más nuevo, más moderno, más grande, más rápido, necesitamos una nueva casa, una nueva pareja, un mejor trabajo… Pensamos que cuando lo logremos, allí realmente nos vamos a sentir plenos y vamos a salir del círculo de la necesidad. El tema es que cuando lo concretamos y pasa el tiempo, nos damos cuenta de que la nueva pareja no tiene buenos hábitos y no es lo que nosotros esperábamos. Nos damos cuenta de que el auto ya no tiene ese olor a nuevo y una vez más comienza a fluir en nosotros el descontento y volvemos a buscar algo nuevo, entrando al círculo de la necesidad.

publicidad

Si usted se siente bien cuando tiene mucho y se siente mal cuando tiene poco, si usted piensa que no podría vivir sin eso, tiene que reconocerlo, está en el círculo de la necesidad. Piense en todo lo que tiene… bueno eso no es suyo. Hable con cualquier médico forense, hable con cualquier empleado de una funeraria, todos van a decir lo mismo, nosotros no nos llevamos nada, desnudos venimos y desnudos nos vamos de este mundo.

De todas las cosas que usted tiene, eso no es usted. Usted no es el auto que maneja, ni tampoco es la ropa que se pone, porque la vida no consiste en los bienes que el hombre posee. El cielo no conoce al muchacho del auto nuevo, ni a la mujer de la casa grande, ni al hombre de la empresa exitosa. El cielo conoce su corazón y cuando Dios se fija en usted, mira su amabilidad, mira el fuego de la pasión de su corazón, no lo que usted tiene; y cuando usted piensa en usted mismo, tendría que hacer lo mismo, porque si no, se va a sentir bien cuando tiene mucho y muy mal cuando no tiene.


San Pablo decía: “aprendí a estar contento cualquiera sea mi situación, sé vivir en abundancia y también en la escasez”, él conocía el verdadero sentido de la vida porque había sido enseñado a disfrutar de la vida no importa la situación que esté viviendo. ¿Qué gana con cambiar la necesidad por el contentamiento? No le estoy hablando de conformismo, conformismo es otra cosa; el círculo de la necesidad le lleva a estar disconforme no importa lo que tenga, el contentamiento le lleva a disfrutar de todo lo que Dios le permite tener. ¿Qué gana con el contentamiento? Gana mucho, porque nadie quiere pasar toda su vida con alguien que se está quejando de todo y por todo. Quizá por eso está como ésta, no por lo que le pasa sino por cómo reacciona con lo que le pasa.

¿Cómo completaría esta frase?: ¿Voy a ser feliz cuando?… Voy a ser feliz cuando me case, voy a ser feliz cuando me reciba, voy a ser feliz cuando me sane, voy a ser feliz cuando sea rico… ¿Cómo completaría esta frase? Pregunta, ¿y si nunca llega el barco al destino? ¿Y si la circunstancia nunca cambia? ¿Y si las cosas nunca se modifican, va a poder ser feliz? Abra sus ojos, déjese enseñar por el Creador, no nació para vivir en el círculo de la necesidad… nació para más de lo que está viviendo.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.