Cerrar [X]

Editorial & Opinion

El delirio de los candidatos jóvenes

miércoles 18, febrero 2015 - 6:52 pm

El 14 de febrero de 2015, cumplió tres años de estar en vigencia la Ley General de Juventud que fue aprobada el 17 de noviembre de 2011 en el Palacio Legislativo, con 56 votos de las fracciones, mayoritariamente del FMLN y ARENA-aún cuando GANA no votó por la normativa -,El Salvador avanzó en grandes proporciones en materia de juventud y en su respectiva institucionalización. Esa votación de los principales partidos mayoritarios, reflejó que cuando existe la voluntad política, despojado de todo interés electoral, es posible generar los consensos necesarios para desarrollar leyes en beneficio de sectores históricamente excluidos, como el de las juventudes,

Aun cuando la ley es imperfecta en muchísimos aspectos técnicos, operativos y administrativos, pero como Líderes Solidarios, que incidimos en todo el proceso para su creación, estamos convencidos que fue necesaria primeramente su aprobación y luego realizar las reformas.

Pero hablar del tercer año de vigencia de la ley de juventud, se empaña por la actual coyuntura electoral, porque ningún “candidato joven” ha generado una propuesta políticamente viable para que la aplicación de la ley, los mecanismos para aumentar el presupuesto de Injuve, la descentralización de la política nacional de juventud, entre otros aspectos claves para consolidar la institucionalización, no ha sido ofertada o debatida.

publicidad

Por lo cual como jóvenes organizados y críticos, no nos motiva escuchar las mismas propuestas de siempre, si le agregamos quienes las realizan son “candidatos jóvenes”, es doblemente grave, ya que la irresponsabilidad  de esos candidatos llega al punto de desconocer la ley, las reformas que necesita y solamente se han dedicado a ofrecer más de lo mismo.

Los actuales “candidatos jóvenes” padecen del mismo mal de hace tres años -la miopía electoral que por considerar la “edad cronológica” como ventaja favorable- creen que la ciudadanía votará masivamente por ellos, pero los tristes resultados que obtendrán en las urnas les confirmara ese error político.


Seguramente muchos de ellos tendrán un paso fugaz por la política, no seguirán militando en el partido que los usó solo para rellenar espacios en la papeleta, si eso ocurre, simplemente su “corazón puro y sincero” no tuvo el interés de servir a la nación, sino ¿alguien sabe algo de los “candidatos jóvenes” del 2012?, ¿cuáles han sido sus aportes que han dado en estos tres años?

Además es lamentable que algunos candidatos promueven la alucinación de una especie del “martirio” de ser joven y candidato al mismo tiempo, ese delirio se agrava cuando consideran que la supuesta apertura que han realizado los partidos, como GANA, aun cuando no votó por la Ley de Juventud, los consideran como la tabla salvadora que consolidará un “Relevo Generacional” en la política y que un candidato “joven de ese partido tiene el descaro de ofrecer una reforma constitucional, para que los jóvenes opten por una diputación, el chiste se cuenta solo.

Es por eso que nuevamente el fenómeno del poco impacto de las ofertas electorales no ha calado, no ha “enamorado” al voto de la población joven, peor cuando los mismos “candidatos jóvenes” han sido incapaces de garantizar el fortalecimiento y aplicación de la ley que promueve los derechos de la población que supuestamente representarían dentro del parlamento.

En este sentido, como siempre he expresado y mantenido mi tesis durante seis años, que el Relevo Generacional debe trascender en todas las esferas de la vida nacional, como en los medios de comunicación, gremiales empresariales, tanques de pensamiento, en la opinión pública y no solo en los partidos políticos.

Ya que la participación política de las juventudes no se limita en aceptar una efímera candidatura, sino que está vinculada en otras áreas de la realidad nacional que son permanentes y no coyunturales. Por eso, como joven organizado, creo firmemente que la incidencia política realizada de manera colectiva desde el territorio generará las transformaciones que necesita el país, porque el deber ser de un joven organizado es que más jóvenes se organicen, para que asuman su responsabilidad con el país y salgan a su encuentro en el momento histórico que está nuestra democracia.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.