Cerrar [X]

Editorial & Opinion

El error de Smartmatic no puede quedar impune

Jaime Ulises Marinero / Periodista

lunes 12, marzo 2018 - 12:00 am

Los comicios del 4 de marzo serán recordados por muchas situaciones, especialmente por el error técnico  de la empresa  venezolana Smartmatic, pues vulneró la ya deteriorada confianza ciudadana en el proceso electoral. Muchos piensan que ha habido fraude y del hecho culpan directamente al Tribunal Supremo Electoral (TSE).

El conteo preliminar de San Salvador dejaba fuera depuestos de diputación a muchos, debido a que los votos por rostros les eran inferiores a otros candidatos. Supuestamente todo se debió a un error generado por una falla en “script”. De dicha falla o error tuvieron conocimiento los magistrados del TSE, según el director de la empresa venezolana, Francisco Campos. No obstante el TSE dio una conferencia de prensa anunciando de todo, pero obviaron hablar del error.

Fue hasta que el candidato a diputado por ARENA René Portillo Cuadra reclamara que los votos por preferencias hacia él no estaban siendo contabilizados, que el error supuestamente se subsanó. La no contabilización de votos por preferencia afectaba a candidatos de todos  los partidos en contienda, casualmente los perjudicados eran aquellos que estaban colocados en los primeros lugares de las papeletas de votación. En el intelecto  ciudadano quedará la sensación de que algo se hizo mal y eso se relacionará con fraude. Aunque el error  haya sido responsabilidad de una empresa irresponsable, el peso de la desconfianza se le sumará a los magistrados del TSE.

publicidad

Asumamos que no hubo fraude, que realmente todo fue una falla en un script y que al  corregirse el desatino todo  hizo que por “arte de magia” los últimos fueran los primeros. Sin embargo el costo político es para el sistema electoral salvadoreño, el que cada vez parece menos creíble, a juzgar por el alto índice de ausentismo. El TSE cada vez más pierde la confianza ciudadana y empresas como Smartmatic no contribuyen en nada en abonar a la imagen positiva del máximo tribunal electoral.

Smartmatic  a través de su director Francisco Campos se lava las manos y aparece tranquilamente dando unas explicaciones que suenan coherentes, pero que no se justifican en un proceso tan serio como son las elecciones para alcaldes y diputados de un país, por lo que la Fiscalía General de la República debe investigar que es lo que realmente pasó y deducir responsabilidades penales, si es que huno dolo. A los salvadoreños el contrato de Smartmatic nos cuesta caro, pues el TSE le canceló 3.3 millones de dólares para que asumiera el procesamiento de los datos.


Es más, el mismo TSE  y los partidos deben  manifestarse como los principales interesados en la investigación de la Fiscalía, para que esta empresa, tan demandada en otros países asuma las consecuencias legales  de una acción que casi deja burlada la voluntad popular, si es que no la ha burlado.

Recordemos que Smartmatic  tiene una secuela de denuncias en varios países, incluso en Venezuela, donde en 2013 la oposición adujo que esta empresa  manipuló para que el candidato Henrique Capriles no triunfara en las elecciones, que finalmente fueron ganadas por un mínimo margen por Nicolás Maduro. Siempre en este país, en 2017, vivieron otro incidente ya que por falta de auditores de oposición no se pudo verificar si hubo o no manipulaciones que afectaran el proceso electoral para elegir la Constituyente.

En el 2006 esta empresa recibió fuertes señalamientos del condado de Cook, en Chicago, Estados Unidos, debido al problema generado por las máquinas de votación que se utilizaron en el proceso. Asimismo en 2016 personal de esta empresa venezolana enfrentó cargos penales en Filipinas por haber modificado un “script” en el servidor, lo que dio paso a que el candidato que iba perdiendo tomara la delantera y ganara las elecciones,

Entonces haber contratado a una empresa cuestionada era exponer la credibilidad del proceso electoral, pues aunque lo más seguro es que no haya habido fraude, tal como lo comprueban las actas, en el ciudadano quedará la desconfianza y la duda de sí hubo fraude. Ya el magistrado del TSE Miguel Cardoza anunció que para las elecciones presidenciales en 2019 no se contratará a Smartmatic, pues se usará un software de Corea del Sur, pero por respeto al país, a la ciudadanía y al TSE, la Fiscalía debe iniciar una acción penal que siente un precedente.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.