Cerrar [X]

Editorial & Opinion

El espejo venezolano

Rafael Domínguez / Periodista

miércoles 19, julio 2017 - 12:00 am

Venezuela está al borde del abismo, no solo enfrenta el peor estado económico de su historia reciente sino la crisis social más grande del continente, privados de libertad y enfrentando la represión violenta del régimen, la escasez de empleo, la falta de alimentos y en peores condiciones de salud que hace 50 años.

Pero lo que sucede en Venezuela no es producto de una casualidad o de una pésima administración gubernamental, no, lo que sucede es producto de un esquema, de una visión y estrategia aplicada perfectamente, la cual consiste en empobrecer y controlar para establecer luego un régimen totalitario que sea capaz de someter conciencias y dominar acciones, teniendo en ello la “gran” oportunidad de construir el socialismo-comunismo del siglo XXI, el cual pasó del espejismo a la realidad, que no difiere en nada de lo que sufrieron pueblos en la Europa del este, dominadas por Hitler, Stalin y Lenin, bajo el supuesto de que el Estado es mejor que el mercado y que El estado debe definirlo todo para que “todos” vivamos mejor.

Venezuela, está probando en carne propia que el socialismo del siglo XXI que promovió Chávez y ahora continua Maduro, el que alaban e imitan los partidos de izquierda latinoamericanos entre ellos el FMLN, no tiene en esa estrategia ningún interés en la libertad, en los derechos humanos y menos en la libertad de expresión, que su convivencia con la democracia es sólo si ésta sirve para llegar más rápido a sus objetivos para luego destruirla o dejarla en operación castrada, es decir, en una institucionalidad republicana y democrática pero sin operatividad a favor de la población sino del régimen.

publicidad

Lo que sucede en Venezuela debe ser un espejo para mirarnos y compararnos, porque el FMLN dijo reiteradamente y lo ratifican sus congresos partidarios, que es hacia allá hacia donde van y las muestras son evidentes: cerrar espacios a los medios y frenar la libre expresión es solo el principio, dividir es la fórmula comprando a unos y despreciando a otros, avanzar con la teoría del sapo hervido su objetivo, hasta lograr en el tiempo establecer el mismo régimen totalitario, mentiroso y represivo, corrupto y explotador, porque al final este comunismo como el del pasado termina no solo explotando al hombre por el hombre, sino al más pobre por el Estado.

Los nuevos ricos (que nacen del Estado) y que desplazan a los viejos ricos, son peores explotadores, gastan lo que no producen y reprimen al que protesta, es decir, que no salimos de nada más que de pobres a super pobres y de olvidados a reprimidos; en nuestro país esto ya pasa, la política se vuelve populista y compradora de voluntades, no sirve para solucionar los verdaderos problemas y el que paga todo es el pueblo que cada vez se empobrece más, alimentando el ciclo de la dependencia con lo que el sistema se nutre.


Veámonos en el espejo venezolano y aprendamos de la lección que no fue inteligente dejar hacer y dejar pasar, que no fue oportuno confiar en los partidos políticos como defensa total para los intereses de la gente, que no basta con creer en los procesos electorales y mucho menos que no funciona si la gente no reclama, no participa, no exige y no se levanta para pedir explicaciones.

El poder que exige el socialismo del siglo XXI para funcionar es un poder absoluto que corrompe y elimina la democracia, los derechos fundamentales y destruye la sociedad, para luego convertirse en un monstruo de 100 cabezas que solo piensa en devorar recursos y esclavizar personas, no lo veamos a la ligera y tomemos conciencia, que lo que pasa en Venezuela también puede pasar en El Salvador, ¿hay gente trabajando para que eso suceda, tú que haces para evitarlo?.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.