Cerrar [X]

Editorial & Opinion

El fenómeno Alvarado

Rafael Domínguez / Periodista

miércoles 7, febrero 2018 - 12:00 am

Tenía apenas el 2% de apoyo durante casi toda la campaña electoral, su discurso lo mantuvo desde su trabajo como diputado en el congreso de Costa Rica, defendiendo la familia, los valores universales y la fe. No trajo la iglesia a la política, más bien puso sus principios cristianos en la política y ahora los expone como parte de la oferta presidencial de su partido Restauración Nacional.

Se opuso a la legalización de la marihuana, el aborto, el matrimonio homosexual, la fecundación invitro y la ideología de género, todo lo que cualquier candidato hubiera preferido callar o hubiera sido asesorado a ignorar, sin embargo se mantuvo y el poco apoyo inicial a su campaña dio un giro en las últimas dos semanas previas a la elección en Costa Rica y el domingo,  resultó ganador con el 25% de los votos, no fue suficiente para ganar en primera vuelta pero sí para conmocionar al mundo político y esperar el próximo round en abril donde se perfila como máximo favorito.

¿Qué hizo Fabricio Alvarado? ¿Por qué pasó de nada a todo en un instante? No usó regalos ni promesas vacías, mas bien demostró valor para defender lo que la mayoría quiere pero que perdió entre sus líderes políticos vendidos a las agendas internacionales o que cayeron en la trampa de creer que el conservadurismo está muerto porque el progresismo extremo ganó la batalla, no es así, Costa Rica lo está demostrando, nuestros países cristianos y creyentes tienen valores, principios, cultura y reconocen que esos valores no pueden perderse pero nadie quiere hacer lo que Alvarado hizo porque un 2% no mueve montañas, porque lo que mueve las montañas es la fe.

publicidad

Alvarado ha demostrado que la fe sí tiene resultados, que un Dios existe y puede cambiar las cosas de manera sobrenatural pero hay que creer, hay que hacer y hay que corresponder a esos principios y a esa fe, no con un discurso religioso porque si algo ha hecho Alvarado es guardar la Biblia en sus propuestas, en sus discursos, en su mismo plan de gobierno, él se ha parado en la palabra, no es un religioso es un hombre parado en los principios del cristianismo y eso es lo que todos necesitamos, hombres y mujeres que tomen el valor de decir voy a la política con estos principios, con esta fe y con esta manera de actuar y hacer.

Fabricio Alvarado es un fenómeno porque conectó con la gente, la que vio en la resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos una amenaza a la familia, a los valores y a lo que todos sabemos que no debe perderse y tuvo el valor de decirlo, de sumarse y de responder al clamor de todos los ciudadanos que somos más, es un valiente que hoy recibe el reconocimiento de la gente. Pero hay algo más, también en Costa Rica por primera vez se rompe la hegemonía de los partidos de PLN y PUSC, abriendo paso a un nuevo liderazgo con otros valores, los que se convierten en la esperanza de un nuevo tiempo.


Lo llaman pastor, cantante cristiano, pero es sin más un ciudadano con principios y con la valentía de defender lo que cree correcto y no dudo que con esos principios puestos de verdad en el accionar de una nación esa tendrá otro destino, mucho más alto de lo que hoy alcanza y eso es también para cualquier nación porque esos principios que nacen del espíritu como el bien, el amor,  la paz, benignidad, mansedumbre, la sabiduría, ciencia, servicio, son para todo el que crea y son aplicables a toda nuestra vida y actividad, son inamovibles y eternos.

Estamos en campaña, ojalá y comencemos a escuchar en lugar de ofertas vacías y promesas incumplibles, una propuesta de vida que nos lleve a tener respeto por la familia, los valores tradicionales y la autoridad de Dios, no religión sino verdadera muestra en la vida de los candidatos que ellos viven y hacen lo que quieren que nosotros vivamos y hagamos, la nación necesita un cambio, en Costa Rica están viendo hacia nuevos horizontes, ¿tendremos nosotros aquí esos valientes?




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.