Cerrar [X]

Editorial & Opinion

El fiscal general ¿en la picota?

Dr. Mauricio Eduardo Colorado / Abogado

martes 3, abril 2018 - 12:00 am

Nuestro sistema judicial nos trasluce casos realmente deprimentes. Tenemos los recientes de jueces sometidos a juicios por su deficiente administración de justicia, y algunos pagando penas de prisión por su mal proceder. Uno de los casos que más ha llamado la atención es el del anterior Fiscal General de la República, quien se encuentra en la actualidad guardando prisión preventiva en el penal de “Mariona”, por delitos cometidos en varios hechos, en los cuales no se procedió correctamente, y se comprobó que procedía una investigación más profunda para determinar si se obró bien o mal en determinados procesos.

El caso del actual Fiscal General, ha levantado escozor en altos funcionarios de gobierno, porque de alguna forma las investigaciones de la fiscalía han llegado a tocar niveles “intocables” de la administración pública, lo que ha levantado comentarios o protestas desagradables de ministros o altos funcionarios contra la actitud del funcionario supremo del ministerio público.

Desde la “barrera” hemos observado cómo las cámaras de superiores instancias han avalado lo actuado por la fiscalía en la primera instancia, y estos tribunales superiores han revocado lo resuelto por estos jueces que han conocido de primera mano, y procedido a cambiar la resolución primera. La reacción de estos (sólo algunos) jueces, ha sido recurrir a la ONU para pedir respaldo en contra de lo actuado por el señor Fiscal General.

publicidad

El Ministro de la Defensa ha llegado un poco más lejos, pues ha declarado un divorcio entre el ministerio y la fiscalía, todo ello debido a que el Ministerio Público, decidió allanar las residencias de algunos miembros del ejército, investigando procedimientos de dudosa legalidad, que ameritaban desarrollar la diligencia. Es notable que los tiempos en que los militares eran intocables, han pasado a “mejor vida” y de que nos acercamos a mejores épocas, en donde el principio de “todos los hombres son iguales ante la ley” empieza a reconocerse como un principio que no sólo está escrito en un papel llamado Constitución.

Muchos salvadoreños recordaremos la prepotente visita del señor ministro a la Asamblea Legislativa, en la cual se llegó al extremo inconcebible de usar helicópteros de la defensa nacional, para demostrar una excepcional protección (innecesaria por cierto) a un empleado público que llegaba a rendir un informe al organismo colegiado que representa al pueblo todo. Ese acto -ridículo por cierto- quedó grabado en la memoria de todo un pueblo que hizo una cantidad impresionante de comentarios. Pero regresando a la posición de nuestro Fiscal actual, se han comenzado a sentir vientos de inconformidad, provenientes de sectores que indudablemente esconden cuentas pendientes con la Justicia, y temen que, de seguir la corriente de destapar la corrupción, se puedan levantar los velos que de alguna forma tapan etapas que a muchos no conviene se conozcan a niveles populares.


Nada menos, en las presentes celebraciones santas, se capturó a jefes pandilleros vacacionando con excandidatos a alcaldes que por fortuna no obtuvieron los cargos, pero que demuestran grandes vínculos entre políticos y pandilleros que mantienen arreglos de alguna especie, que no deben responder al bienestar del común de los habitantes.

Para quienes carecen de titularidad o iniciativa ciudadana en el activar de los derechos del respeto a los ciudadanos, tener un funcionario honesto que ha demostrado no ceder ante las tentaciones del poder del mal, no deja de ser una bendición, y de antemano sabemos que procurarán desprestigiarlo, defenestrarlo y hasta removerlo, no digamos impedir su reelección. Sin embargo, es importante vigilar las votaciones de los diputados que, llegado el momento, tengan en sus manos el nombramiento del funcionario que sustituirá al Fiscal General, y los razonamientos que esgriman, porque tales argumentos dirán mucho de quien los exponga, y de su honorabilidad.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.