Cerrar [X]

Editorial & Opinion

El nepotismo y las encuestas

Jaime Ramírez Ortega / Consultor legal y de negocios

sábado 17, junio 2017 - 12:00 am

Hace unos días el señor Fiscal General se refirió al nepotismo ejecutado por algunos funcionarios públicos que se han excedido en las contrataciones, donde se ha promovido a los “cheros, a las amigas, a las amantes, a los conectes, los recomendados, al hijo del político, a sus propios parientes, entre algunos abusos”. Únicamente le faltó al Fiscal agregar en esta lista la contratación por amistad histórica de los mediadores de la tregua, o como el caso de aquel expresidente que aún anda impartiendo una consultoría en Nicaragua, quien, inmediatamente ganó la presidencia, colocó casi a todos los financistas de su campaña, en puestos estratégicos, como: Cifco, Banco Hipotecario, CEL, ISSS, Corsain, solo por mencionar algunas instituciones, al grado que la mayoría, se vieron favorecidos con sobresueldos, salarios ostentosos, viajes, viáticos, contratos estatales jugosos, préstamos empresariales e hipotecarios, es decir, que a la luz de todos los salvadoreños, incrementaron su patrimonio y su estilo de vida mejoró sustancialmente; tanto así que algunos financistas cambiaron de domicilio, edificaron sus empresas, dejaron de viajar en líneas aéreas comerciales y se comenzaron a transportar en jets privados.

La ostentosidad los llevó a exhibir vehículos de lujo que solo se ven en las películas de Hollywood. Asimismo, se pudo observar el nepotismo de este expresidente a la enésima potencia, cuando ordenó al Ministerio de Relaciones Exteriores que le dieran a su amante, pasaporte diplomático, y en la solicitud solo se limitaba a decir que era empleada de Gobierno.

Pero el nepotismo de este expresidente continuó avanzando cuando realizó gestiones para que contrataran a su cuasi suegra en el Ministerio de Relaciones Exteriores, fue así como ocupó los cargos de Director 1 de planificación o Jefa de Planificación, según la memoria de labores de Cancillería del año 2010. Pero los intentos de mejorar la calidad de vida de su cuasi suegra no terminarían ahí, sino que la promovió para que formara parte de la directiva de Corsain, sin tener las credenciales académicas y capacidades para tal fin.

publicidad

Es decir, que mientras existan políticos sin temor a los preceptos bíblicos y a las enseñanzas del Señor Jesucristo, no podremos avanzar en la concreción de una sociedad más justa y equitativa, donde se premie el talento y las capacidades, no el amiguismo, ni el servilismo a los partidos políticos.

Digo lo anterior porque muchos salvadoreños votaron por el cambio, ya que el discurso del primer presidente del FMLN se escuchaba sincero y firme en el combate a la corrupción que había institucionalizado el partido ARENA durante 20 años, tiempo en el cual las finanzas públicas menguaron, la privatización de las telecomunicaciones y las pensiones se vendieron como la solución a los problemas de finanzas del Estado y se esperaba una poderosa inyección al crecimiento de los ingresos públicos; pero ocurrió todo lo contrario, ya que hasta el día de hoy no se sabe en qué se invirtió todo ese dinero, lo que sí sabemos es que después de varios años el Estado está más endeudado que antes de los gobiernos de ARENA y del FMLN.


Por lo tanto, ambos partidos políticos han demostrado incapacidad para manejar con transparencia los recursos públicos; se sumergieron sin freno en los despilfarros y la corrupción; ambos partidos patentaron el nepotismo, como un sello propio de abuso del poder público; del mismo modo, han manejado a su antojo la partida secreta, convirtiéndola en la caja chica para enriquecerse, comprar voluntades, pagar sobresueldos, callar a los adversarios y comprar popularidad y buena imagen ante la opinión pública, para salir siempre en caballito blanco.

En consecuencia, la encuesta publicada recientemente por la UCA, no es más que el reflejo de la podredumbre con la que está envuelta la clase política salvadoreña, ya que las personas dejaron de creer en la izquierda y la derecha como una solución a los problemas de país, ya que las personas se hartaron de los discursos vacíos y carentes de propuestas serias. Los salvadoreños buscamos oportunidades de empleo, no un vaso de leche, queremos calidad educativa en las aulas públicas, no un par de zapatos, queremos docentes competentes y comprometidos con la mejora continua y no uniformes.

Los salvadoreños deseamos que se fomente la inversión local y extranjera, que se premie el emprendedurismo, que se invierta en tecnología educativa, que el Estado genere las oportunidades de crecimiento en igualdad de condiciones. No regalías del Estado.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.