Cerrar [X]

Internacionales

El papa condena firmemente el terrorismo en la misa de Domingo de Ramos

EFE

Domingo 9, Abril 2017 - 9:30 am

Foto: EFE

El papa Francisco condenó hoy con firmeza la guerra y el terrorismo durante la misa que presidió en el Vaticano este Domingo de Ramos, el mismo día en el que al menos 33 personas han muerto en un atentado en Egipto.

El papa presidió en la plaza de San Pedro del Vaticano la celebración litúrgica del Domingo de Ramos y la Pasión del Señor, con la que dio inicio a los ritos de Semana Santa.

publicidad

En ella, realizó esta condena firme momentos después de producirse el atentado en el interior de una iglesia cristiana copta en la ciudad egipcia de Tanta, al norte de El Cairo.

Francisco envió sus condolencias a los familiares de las víctimas, a los heridos y a todo el país, y pidió que el Señor convierta “el corazón de las personas que siembran terror, violencia y muerte”, así como el de aquellos que “trafican con armas”.


No fue la única condena que realizó contra el terrorismo, Jorge Bergoglio también mencionó el atentado del pasado viernes en Estocolmo cuando un camión robado irrumpió en la principal calle peatonal de la capital sueca y causó 4 muertos.

“A la Virgen Santa confiamos las víctimas del ataque terrorista ocurrido el viernes en Estocolmo, así como aquellos que son sometidos a duras pruebas por la guerra, desgracia de la humanidad”, afirmó.

Ambas declaraciones se produjeron momentos antes del rezo del Ángelus dominical, pero también tuvo palabras en rechazo de la violencia durante la homilía que pronunció con motivo de la festividad del Domingo de Ramos.

Jesús -aseguró Francisco- está presente en aquellos que “sufren a causa de un trabajo esclavo, por los dramas familiares, por las enfermedades”, por “la guerra y el terrorismo, por culpa de los intereses que mueven las armas y dañan con ellas” y también en aquellos que ven pisoteada “su dignidad” y se sienten “descartados”.

En esta festividad, en la que la Iglesia católica conmemora la entrada de Jesús en Jerusalén, el papa también rememoró el entusiasmo de los discípulos que le acompañaron y también de la gente que se dejó contagiar por esta alegría.

No obstante, subrayó que esta alegría se convirtió en sufrimiento con la Pasión de Cristo, que a su vez dio paso a su Muerte y su Resurrección.

Apuntó a que entonces Jesús no era “un iluso que siembra falsas ilusiones, un profeta ‘new age’, un vendedor de humo”, sino un “Mesías bien definido, con la fisonomía concreta del siervo, el siervo de Dios y del hombre que va a la pasión”.

Y lamentó el sufrimiento posterior que padeció, con “calumnias, ultrajes, engaños, traiciones, abandono, juicio inicuo, golpes, azotes, corona de espinas…” hasta el via crucis y la final crucifixión.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.