Cerrar [X]

Buenos Días

El peligroso precedente de febrero 2014

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

Lunes 23, Enero 2017 - 12:00 am

En medio de toda la agenda de la semana pasada, un hecho pasó casi desapercibido pese a su enorme importancia como grave y peligroso precedente: la Sala de lo Constitucional comprobó que un grupo de militares desaparecieron a tres jóvenes en febrero de 2014 en Armenia, Sonsonate.

La resolución fue revelada el propio día que se celebraba el XXV aniversario de los Acuerdos de Paz. Oscar Oswaldo Leiva Mejía, Francisco Javier Hernández Gómez y José Fernando Choto Choto, fueron desaparecidos por militares que prestaron servicio en el Destacamento N° 6 de la Fuerza Armada de El Salvador.

Es un caso que encima de todo, intentó ser encubierto por los mandos militares que han defendido hasta el último momento, la gravedad de estos hechos.

publicidad

Los jóvenes se encontraban reunidos frente a una casa de la colonia San Fernando I, en Armenia, Sonsonate, cuando llegaron seis militares de la Fuerza Armada de El Salvador (FAES), del Destacamento Militar N° 6, destacados en la Fuerza de Tarea “Hermes” y ordenaron a los jóvenes que caminaran sobre la línea férrea rumbo a la colonia San Fernando II y posteriormente hacia la colonia San Damián. Según la resolución de la Sala, los militares los trasladaron a la colonia San Damián que según las pruebas recabadas es dominada por una pandilla diferente a la del lugar en el que se encontraban.

Que sepamos es el primer caso desde los Acuerdos de Paz en que este tipo de hechos suceden. El mando militar, si quiere probar su compromiso con los Derechos Humanos, debería investigar y castigar a quienes participaron en estos hechos y a los encubridores de estos sujetos. Nosotros como ciudadanos debemos estar alertas porque en 2014 fueron esos muchachos y si esto no se castiga, mañana puede ser cualquiera de nosotros o de nuestros seres queridos.


 

 




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.