Cerrar [X]

Editorial & Opinion

El SICA en la encrucijada

Carlos Echeverría / Exembajador de Costa Rica en El Salvador

miércoles 5, septiembre 2018 - 12:00 am

La integración regional hasta donde se pueda llegar, es en razón de las economías de escala que en la mayor parte de los campos se pueden lograr, un facilitador indiscutible del progreso sostenido hacia el desarrollo de los siete países de la Región Centroamericana y la República Dominicana hoy todos parte del Sistema de la Integración Centroamericana, el SICA. Ese esquema organizativo público al más alto nivel, hoy se encuentra en la más difícil de descifrar encrucijada de su historia y podría encontrarse en serios aprietos. Para un integracionista como el suscrito, que por designación de la Reunión de Presidentes, órgano superior del SICA, integró su comisión preparatoria que generó su acogida propuesta en 1991, el tema es de importancia capital; 27 años después, esperaba otra cosa…

El SICA promueve la integración regional, dice el Protocolo de Tegucigalpa (1991) a la Carta de la Organización de Estados Centroamericanos (1951), como un vehículo para constituir a Centroamérica, como una Región donde prevalezca la Paz, Libertad, Democracia y Desarrollo, justa aspiración de los países firmantes. El Protocolo de Tegucigalpa se refuerza con el Tratado Marco de Seguridad Democrática, suscrito en 1995, pero como es el caso de otros instrumentos como el Parlacen y la Corte Centroamericana de Justicia, todavía no suscritos por todos los países.

Importante mencionar que el Protocolo de Tegucigalpa, que enriquece y modifica la Carta de la ODECA, dándole un sentido holístico o integral, no hubiera sido posible, si no se hubieran dado los Acuerdos de paz en Centroamérica (Esquipulas I, 1986), donde jugó un papel clave el actual Secretario General del SICA y en ese entonces y por cinco años,  presidente de Guatemala don Vinicio Cerezo Arévalo. De ese tiempo, permanece en el poder el gobernante nicaragüense presidente Daniel Ortega. Gracias a Esquipulas I, fue posible hablar más allá de la integración económica, hoy día Subsistema de la Integración Económica Centroamericano y que en  el año 1991 se planteara el mencionado protocolo.

publicidad

Fueron esos acuerdos la “piedra de toque”, para un esfuerzo serio y genuino en la Región por instaurar en todos los países la democracia pluralista occidental, de corte liberal. Así mismo, conviene afirmar la interrelación entre la Paz, no impuesta por supuesto y a construir; la libertad, individual y social; la democracia, que ya se describió y el desarrollo, que por definición tiene que ser sustentable, sostenible y para todos.

Tanto el Protocolo de Tegucigalpa como el Tratado Marco de Seguridad Democrática en lo que le corresponde, obligan a los países a promover lo expresado en ambos documentos, lo que desgraciadamente no está ocurriendo, para lo que no es necesario hacer aquí un detallado análisis, pues es claro lo que sucede en cada país; algunos con problemas políticos muy serios, otros luchando contra la corrupción y varios con situaciones económicas delicadas, en algunos casos combinando males. Sería contradictorio pensar que países con problemas de  políticos internos desintegradores muy serios, estuvieran promoviendo los valores integracionistas del SICA a nivel regional; otros, con democracias que de alguna u otra forma están funcionando, están distraídos por temas económicos o de corrupción, que hacen difícil le presten la atención al SICA que éste merece.


Así mismo, es de esperar que otros países del SICA se sumen a los cuatro que ya han roto sus relaciones con China-Taiwán. De ser así, el apoyo que el SICA y varias de sus instancias reciben de Taiwán se perderá, lo cual a la larga será lo mejor, si los países centroamericanos deciden no depender de fuentes ajenas a ellos para sus gastos operativos; sin embargo, un reto en el corto plazo. La SG SICA y la SG SIECA reciben fuerte financiamiento de los gobiernos de los países miembros, US$ 2.3 millones y US$3 millones, respectivamente, si mal no recuerdo. La mayor parte de las restantes instancias andan mal financieramente. Tendrán los países que definir que es de su interés o no y poner a trabajar el mecanismo financiero que por la vía del BCIE se ha sugerido.

Por otro lado, no todo marcha bien en emprendimientos que se tienen como consolidados. El SIEPAC del MER (Mercado Eléctrico Regional) por ejemplo, cumple su función transmisora abasteciendo a países que en dado momento necesitan energía, de los que la tienen sobrada. Sin embargo, si se analiza con más detalle lo que está sucediendo, se da uno cuenta de que no se está cumpliendo a fondo con el objetivo de que la energía transmitida sea  totalmente limpia y de fuentes locales renovables. Pareciera –y ojalá me corrijan fundamentadamente-que la tendencia es a utilizar la red para consumir gas natural de origen extra regional, además de que la línea conductora en algunos países, no es la adecuada.

Tenemos un Secretario General de mucha valía, un expresidente ligado a la integración y de prestigio. Pero los países lo están dejando solo. Difícil trabajar así, pues aunque él dedique su tiempo al necesario fortalecimiento de un sistema bastante asistémico o a promover proyectos integradores como es el caso de un ferrocarril intrarregional que enlace a las Américas pasando por encima del Tapón del Darién, sin el compromiso decidido, plasmable y con sentido de los países miembros, el potencial de su gestión como Secretario General se subutilizará. Lo triste es que no creo la situación actual cambie en el plazo cercano.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.