Cerrar [X]

Editorial & Opinion

El voto nulo no es la respuesta a los malos políticos

Jaime Ramírez Ortega / Consultor legal y de Negocios

sábado 24, febrero 2018 - 12:00 am

Vasta ha sido la promoción del voto nulo, por el Movimiento Nuevas Ideas y algunas personas afines a ellos, que han tenido una trayectoria política en la que demostraron en su tiempo que no eran aptos para gobernar el país, ya que asolaparon la corrupción y desfalcaron el erario público. En consecuencia, los que apoyan este aborto antidemocrático como lo es el voto nulo, no comprenden cuál es el objeto de las elecciones en una democracia evolutiva, versus la contingencia de votos nulos y esto es así, porque su visión de nación, esta circunscrita a sus intereses particulares de llegar al poder a toda costa.

La dinámica mercadológica radica en las siguientes falacias; debido que no existe una oferta electoral adecuada, ni tampoco hay líderes políticos que encarnen las verdaderas necesidades del pueblo salvadoreño, se hace necesario por patriotismo que, en estas elecciones del 4 de marzo del año en curso, salgan todos los adeptos de Nuevas Ideas a votar nulo,  porque si se alcanza el 50% + 1, las votaciones son declaradas nulas y los que participaron como candidatos, no podrán volver a competir, lo cual es cierto, pero no se le  está explicando  a la población la otra parte de la fotografía que ha sido nublada.

Por lo tanto, se vuelve una verdad a medias, y al igual que la mentira tiene el mismo efecto, pero con consecuencias más devastadoras, en ese sentido se debe explicar de forma completa a la población votante cual es la diferencia entre elegir a los gobernantes y el voto nulo, sin caer en la trampa de la falacia que se está promocionando. En primer lugar, la Constitución establece a los ciudadanos que es un derecho y un deber ejercer el sufragio, lo cual es imperativo y no facultativo, de manera que la Constitución no reconoce como el voto nulo, porque el objeto de la democracia es la elección y no la frustración de ello.

publicidad

No obstante, el Código Electoral en sus artículos 253 “A” hasta el 253 “C”, como ley especial, prevé de forma contingencial el voto nulo, impugnado y la abstención,  pero ello responde únicamente a la falta de comprensión de como ejercer el sufragio o por la molestia de un ciudadano con la clase política,  de tal forma que el voto nulo, impugnado o la abstención, es una excepción a la regla cuyo objetivo es determinar  jurídicamente cuales fueron los votos válidos y los no válidos, de modo que su alcance es para garantizar la legalidad  de las elecciones y no para anularlas.

Pero si el anterior criterio fuera insuficiente al lector, he de aclarar que el objeto de la Constitución y el Código Electoral, es convocar a elecciones a la ciudadanía votante para celebrar una fiesta cívica en la que deberá elegir de forma democrática a los nuevos gobernantes, pero jamás un Estado legalmente constituido convocará para que los ciudadanos voten nulo, dado que la democracia descansa  en la elección de personas, de lo contrario se desvirtuaría la naturaleza del Gobierno, que es Republicano, Democrático y Representativo.


Dado que nuestro sistema político es pluralista y se expresa por medio de los partidos políticos, que son el único instrumento para el ejercicio de la representación del pueblo dentro del Gobierno. Por lo tanto, convocar a los ciudadanos a votar nulo, no es falacia únicamente, además es hipócrita y antidemocrático, porque los que ahora convocan a votar nulo, no solo detentaron el poder público, sino que uno de ellos es actualmente alcalde de San Salvador, y se les olvida que llegaron al poder por medio de votaciones libres y no por votos nulos.

Ahora bien, si la dinámica, es castigar a los malos políticos porque carecen de solvencia moral para competir, ya que algunos de ellos están siendo investigados por la Sección de Probidad, y otros han sido salpicados por actos de corrupción y nepotismo, y como si fuera poca no han sabido ofrecer soluciones a los diferentes problemas de la ciudadanía por medio de una oferta electoral ejecutable. Entonces la solución no está en la nulidad del voto, ni en la abstención, sino en la elección de nuevos rostros que sean capaces.

Y creo que en estas elecciones si bien es cierto siguen compitiendo los mismo dino-politicos de siempre, también veo nuevos rostros y candidaturas independientes donde los salvadoreños pueden elegir sin anular su voto, porque los que hora piden que se vote nulo, es porque su bandera no va en la papeleta, pero puedo garantizar que cuando se inscriban para las elecciones 2019, no pedirán que se vote nulo. Falacia e hipocresía pura.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.