Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Elecciones 2015

jueves 5, marzo 2015 - 12:00 am

Es tan patético que entrados ya en el siglo XXI el TSE esté en esta posición tan vergonzosa. Ojalá la Fiscalía General de la República dirima responsabilidades. Es el pueblo el que está siendo burlado. Pero no vale la pena gastar materia gris en este adefesio.

En cuanto a las elecciones yo nunca apuesto ni me pongo en posición de predecir resultado, ni siquiera de fútbol, que me gusta tanto y sigo tantas ligas y equipos, porque nunca acierto, pero esta vez en cuanto a la alcaldía de San Salvador sí aposté con ganas, aunque nadie me aceptó.

El alcalde electo, Nayib Bukele, está sentado en la silla edilicia desde que Norman Quijano renunció. Admiro la entereza de Edwin Zamora, el papel digno que desempeñó pese a tener todo en contra, pero sobre todo aplaudo su lealtad y obediencia al partido. Ninguna organización sobrevive si no se tienen esas dos cualidades de parte de sus miembros. Edwin merece un reconocimiento, la medalla púrpura que le dan a aquellos que actuaron más allá del valor…y el honor.

publicidad

Como simpatizo con la derecha, ¡y mucho!, convencido que es la única capaz de sacar adelante la situación económica del país, y en el entendido que ya aprendieron las lecciones que le han dado los votantes por los desaciertos cometidos en sus 20 años de gobierno, no puedo sino sentirme desilusionado de su férrea convicción de que cometiendo errores tras errores van a recuperar el poder. Hoy se quedaron ya sin nada, sin presidencia, sin asamblea legislativa (donde el FMLN seguirá haciendo mayoría con los partiditos), y sin la alcaldía más visible del     país. Que se llenen la boca diciendo que serán la primera fuerza es hasta triste. Yo pediría que ante tantas derrotas consecutivas el Coena en pleno renuncie pero ya, y no que regrese Cristiani cuya sola presencia despierta temores y al parecer su estilo no es el más democrático que se diga. Tiene que poner viejos lobos de mar que entiendan cómo es el trámite de ganar elecciones, si no, señores, y en el caso que Don Nayib haga un buen trabajo, lo cual no necesariamente tiene que ser un trabajo espectacular, dentro de cuatro años estaremos viendo la tercera victoria al hilo del FMLN para las presidenciales.

ARENA pierde San Salvador y es incapaz de hacer una lucha decente en San Miguel y pierde Ahuachapán. Recuperó Santa Ana después de 18 años y Santa Tecla (San Salvador chiquito) después de 15 años. Eso es bueno, son muy loables premios de consolación. Ha ganado también otras cabeceras departamentales. La esperanza no está perdida, a menos que siga el mismo Coena.


El FMLN sigue sólido, dicen que el 68% de la población estará bajo su mandato municipal. Es una buena cantidad de gente para trabajarla para el 2019, aunque hay cierta desilusión en bastiones históricos como en Morazán, lo cual es típico de la irritación que ocasiona en el pueblo el poder.

GANA perdió a su estrambótico alcalde Wil Salgado, que la mañana de ayer se ha retractado, cosa que no extraña en un personaje tan “macondiano”, y pide que se repitan las elecciones municipales en San Miguel; pero sobre el partido naranja quiero mencionar que me da la impresión que puede bajar a 10 o menos diputados, lo que le puede dar una clara visión de la posición que guarda en la jerarquía del universo, una a la cual el PCN y el PDC ya se acostumbraron desde hace ratos. Esos dos partidos deben ser su espejo.

Para finalizar no puedo dejar de decir que como país veo cómo hemos avanzado. ¡Muchísimo! Nuestro sistema republicano está consolidado con sus poderes delegados, y aunque la arbitrariedad, improvisación, corrupción y preocupantes coqueteos con la dictadura la afean, sigue creciendo, y al parecer –primero Dios no suceda una tragedia como la de Venezuela–, es indetenible.

Esto, después de todo el largo bacanal de propaganda y promesas, hay que celebrarlo por El Salvador, por las futuras generaciones, y luego seguir avanzando.

Ahora bien, las nuevas autoridades tienen que ponerse inmediatamente a trabajar. El consumo de drogas está aumentando en nuestros territorios, así que no solo es de echarle la culpa a los drogadictos gringos y a su industria del entretenimiento, que vive irritantemente haciendo apología del consumo de drogas, sino que también hay que poner nuestra parte para bajar la adicción a los estupefacientes y al alcohol. La droga trae consigo crimen organizado, narco mareros, corrupción de policías, jueces y fiscales, en fin, la destrucción completa del sistema.

La corrupción hay que enfrentarla de lleno en todos los ámbitos olvidándose de que si son de mi partido o no lo son. No puede haber doble moral en eso. El corrupto debe ser puesto preso.

Ya paso el carnaval, ahora viene la cuaresma de la realidad.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.