Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Elecciones: el poder del dinero

jueves 5, marzo 2015 - 12:00 am

El poder del dinero define los resultados, pues a partir del financiamiento con que cuenta cada partido para pagar su propaganda, puede ser capaz de influir en la intención de voto de los ciudadanos, a más dinero más propaganda, por medio de la prensa escrita, la radio, la televisión, vallas. La propaganda es de saturación y en las elecciones es un factor central para definir quién ganará.

No tiene discusión: Los medios de comunicación se han convertido en un lugar central en el que se desarrolla la lucha política, son el espacio donde se crea poder. Está muy claro: los candidatos que no pueden comprar una presencia mediática fuerte, son ilustres desconocidos, no existen para el público.

Ya es tiempo que esta realidad cambie es inaceptable que sea el dinero el que determine el triunfo en una elección en Bolivia, Brasil, Chile, México, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela. Existe la franja electoral o franja política. La franja electoral es una forma de hacer campaña electoral en la que los medios de comunicación entregan un espacio de mucha audiencia dentro de su programación para que los candidatos y partidos puedan dar a conocer sus propuestas al electorado con igual tiempo y de forma gratuita.

publicidad

Los candidatos consiguen el financiamiento para su campaña por medio de donantes. Los partidos están obligados a informar sobre quiénes son sus donantes, la democracia electoral salvadoreña es raquítica porque el Tribunal Supremo Electoral no cuenta con las herramientas suficientes para que se transparente quiénes son los que financian las campañas, qué cantidad de dinero han aportado y en qué se ocupa el dinero. A pesar del mandato de la Sala de lo Constitucional, los partidos políticos no dan a conocer ni el nombre de los donantes ni la cuantía de lo que entregan. Son millones de dólares.

Existen muchas formas de usar el dinero para comprar la victoria en una elección, pero la más perversa es la compra del voto que se da cuando un partido se aprovecha de la pobreza, para aumentar su caudal electoral. Comprar miles de votos traficando con la necesidad de la gente es despreciable. La entrega de dádivas a cambio de votos debe terminar.


Vender el voto es pan para hoy para muchos. Es cierto, pues así las personas hacen su día, pero hipotecan los próximos tres años. No hay duda que en medio de la pobreza las personas tienen derecho a tomar las bagatelas que dan los candidatos, pero no a vender el voto, porque el voto es el único instrumento que tiene el pueblo para lograr que las cosas cambien en su beneficio.

El principio fundamental de la democracia es la igualdad. La democracia existe gracias a los valores éticos que la hacen fuerte y la justifican como sistema político. Valores como la libertad, la igualdad, entre otros, son las piedras angulares de la ciudadanía y son fundamentales para el buen funcionamiento de la sociedad.

La igualdad. Garantiza que todos los ciudadanos posean los mismos derechos y obligaciones, sin favorecer la existencia de grupos privilegiados con derechos especiales. La igualdad asegura el reconocimiento y respeto de los derechos civiles y políticos de cada individuo sin importar su edad, sexo, religión, ocupación o nivel socioeconómico. La igualdad se traduce en derechos.

Hay que enseñar a los salvadoreños que nadie es más que nadie y que la igualdad y libertad son básicas para sacar adelante a El Salvador.

Las elecciones 2015 han terminado, no tendremos eventos electorales hasta dentro de tres años, por lo tanto, es indispensable iniciar una reflexión profunda acerca de las buenas y malas prácticas que se implementaron en esta campaña, extraer las lecciones aprendidas.

Las lecciones aprendidas en eventos electorales deben ser aprovechadas en el futuro. Las experiencias vividas, buenas y malas, son un aporte fundamental para la vida, siempre y cuando se obtenga una enseñanza que pueda ser aplicada en el futuro y así afrontar situaciones similares con una mejor preparación, mejores herramientas y elementos de juicio; para lograr el propósito de completar las tareas de la construcción democrática.

Los políticos que logran ganar elecciones con dinero, no suelen leer poemas, pero el verso de Francisco de Quevedo no pierde actualidad: Poderoso caballero es don dinero y si en política en El Salvador predomina el pensamiento que en política casi no hay cosa que no pueda conseguirse con dinero. Si no se le quita al dinero su poder electoral. Esto no va a cambiar nunca.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.