Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Elementos influyentes para la cancelación del TPS

Jaime Ramírez Ortega / Consultor legal y de negocios

sábado 13, enero 2018 - 12:00 am

Si bien es cierto, la cancelación del TPS es una decisión soberana de los Estados Unidos de América, que obedece a una política migratoria rigurosa y a las condiciones propias de cada nación que ostenta el beneficio, por ejemplo, los aspectos que motivaron al otorgamiento del TPS, la situación económica, el riesgo migratorio y las relaciones diplomáticas, entre algunos aspectos. Sin embargo, no se debe ignorar que hubo elementos particulares que influyeron para que la cancelación del TPS fuera determinante.

Está claro que la naturaleza del TPS, es temporal, no obstante, se había vuelto permanente en virtud de las buenas relaciones diplomáticas que se venían manteniendo con los Estados Unidos desde que fue aprobado en el año 2001. Que sin duda ha favorecido a la fecha a más de 400,000 compatriotas, que en el transcurso de ese tiempo regularizaron su estatus migratorio y se volvieron residentes o ciudadanos.  Pero al llegar el FMLN al poder, en el año 2009, el contexto cambió, aunque el expresidente Mauricio Funes mantuvo buenas relaciones diplomáticas e hizo gestión en varias giras a los Estados Unidos, en los años 2011-2013, logrando así en ambas fechas la renovación.

Esto significó para el expresidente Funes distanciarse del Socialismo de Siglo XXI, pero a la vez mantuvo una relación de cordialidad con Venezuela, pero lejos de la admiración Chávez, todo ello sin duda coadyuvó a mantener el TPS. Pero al ganar nuevamente el FMLN las elecciones 2014, la historia dio un giro de 180 grados, porque el candidato era un comandante guerrillero de hueso colorado, que se veía venir, que alinearía a El Salvador al Socialismo del Siglo XXI, les guste o no a la mayoría de salvadoreños. De modo que la historia nos ha demostrado una vez más que los intereses ideológicos prevalecieron sobre el bien común.

publicidad

El gobierno del FMLN pasó por alto los intereses de todos los salvadoreños al obligarnos apoyar la dictadura de Nicolás Maduro, que ha violentado los derechos humanos de los venezolanos al imponer por medio del fraude una constituyente que eliminó las garantías constitucionales, decapitaron la economía al expropiaron las empresas que producían bienes de consumo masivo y las pasaron a manos del Estado, al cual ha sido incompetente para producir de forma eficiente, coartó la libertad empresarial, la libertad de culto y la libre expresión, condiciones propios de la tiranía.

Fue así como el Gobierno del FMLN, en nombre de la República de El Salvador, le endosó de forma incondicional todo su apoyo ante la ONU y la OEA a Nicolás Maduro, lo cual fue en detrimento de las buenas relaciones diplomáticas que se venían manteniendo con los Estados Unidos, a ello se le suma el discurso antiimperialista, la quema de banderas y las consigas “Yankee Go Home” en definitiva han sido elementos determinantes para la cancelación del TPS,  dado que ningún país del mundo, independientemente de su raza o religión, puede permitir que naciones a las que se le está brindando ayuda estén despotricando constantemente hacia ellos.


Lo que es peor que sus símbolos patrios sean mancillados por personas ignorantes que no tienen el valor de la tolerancia y respeto  hacia las ideas de otros, lo cual me trae a la mente cuando David Faitelson menospreció a El Salvador, recuerdo que  todos los salvadoreños nos levantamos en defensa de nuestro país  por un comentario desproporcionado y racista, no me gustaría imaginar cómo actuaríamos si quemaran la bandera de El Salvador,  solo porque no coinciden con nosotros ideológicamente. Jesús dijo “no le hagas a otro lo que no quieras que te hagan a ti”.

Así que no se trata de arrodillarnos ante otras naciones para obtener beneficios, pero cualquier gobierno con la mínima lucidez sabe qué hay que ser agradecidos con aquellas naciones que nos brindan ayuda en todo tiempo, sobre todo porque Estados Unidos ha abierto las puertas para 2.5 millones de salvadoreños, los cuales representan un ingresos  del 17 % del PIB; es decir, que sostienen un tercio la economía salvadoreña, además los Estados Unidos  nos ha brindado ayuda directa con el Fomilenio por medio del USAID, y otros organismos norteamericanos que han fortalecido a la Fiscalía, Policía y alcaldías, entre otras ayudas.

Por lo tanto, los intereses de todos los compatriotas radicados en los Estados Unidos debe estar por encima de la bandera política. Así que hoy es el momento para el FMLN demuestre que está con los hermanos lejanos, haciendo una verdadera gestión para impulsar una verdadera reforma migratoria, y alejándose de discursos que afecten las relaciones diplomáticas con nuestros amigos los Estados Unidos.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.