Cerrar [X]

Editorial & Opinion

¡Este español nuestro!

Roberto Meza / Colaborador

viernes 27, octubre 2017 - 12:00 am

Una glosa de lo que he leído recientemente al respecto. La tecnología refleja una triste realidad en esta época en la que nos comunicamos la mayoría de las veces a través de las redes sociales, pues constatamos una y otra vez –con frustración– lo difícil que es encontrar a alguien que entienda que “tú” y “tu”(sin acento), son radicalmente distintos, que “te he hecho” y “te echo” no tienen nada que ver el uno con el otro, que fuiste no existe, que a “a ver” y “haber” los separa un mundo, que “hay” y “ahí” tienen significados diferentes y que “detrás tuyo” no puede haber nada ni nadie. Y podríamos seguir dando muchos más ejemplos.

No solo es en las redes sociales; estos errores también se detectan en programas de televisión, periódicos y revistas. Y demuestran la gran ignorancia que tenemos de nuestro idioma, en los que sobresalen constantemente los abogados ignorantes cuando dicen: ‘Hubieron’ sin entender que se dice ‘hubo’, pues es pasado del verbo ‘haber’.

Por favor, pongamos atención y esmero en hablar y escribir bien, Consultemos las dudas: la Real Academia Española está a tan solo un clic. Actualmente, el español es uno de los idiomas más importantes del mundo y tenemos gran cantidad de extranjeros que buscan aprenderlo. El sector idiomático está en alza y representa parte significativa del turismo, por cierto, es el motor económico de muchos países. ¡Démosle a nuestra lengua el valor que merece!

publicidad

Vale la pena revisar también donde hemos llegado con el excesivo uso del “todos y todas” por quienes buscan pasar como nuevos ricos del lenguaje, entre ellos incluimos hasta Rectores y Funcionarios de Gobierno. Por eso, me permito tratar de entender el fenómeno, una vez más, puesto que he encontrado algunos argumentos recientes.

Sé que algunos no comparten la idea central y defienden un español en permanente evolución, especialmente en el uso de géneros; también creen que el idioma no debe estancarse y que el signo @ (arroba) facilita la comunicación y ahorra espacio en la escritura.


Pero ahora tenemos que el muy conocido e ingenioso intelectual español Javier Marías, escritor y miembro de la Real Academia Española, autor de varios libros, ganador de una infinidad de premios mundiales y españoles, defensor a ultranza del lenguaje, se enfrentó a los que dominan diciendo: farsantes del idioma, pandilla de estafadores, melindrosos, acomplejados. La lista de adjetivos empleados es muy larga. Sin embargo, lo especial de su artículo escrito en Letras Libres, es el ejemplo dirigido a quienes nunca dejan de lado el género femenino.

Todas las lenguas tienden a economizar, a ser útiles, rápidas. Son un instrumento para comunicarse con la mayor celeridad y precisión posibles, sostiene el escritor, quien para justificar su ejemplo cita un artículo llamado “Cursilerías lingüísticas”: Los ciudadanos españoles y las ciudadanas españolas estamos hartos y hartas de pedir a nuestros y nuestras gobernantes y gobernantas que se ocupen de los niños y las niñas inmigrados e inmigradas, que llegan recién nacidos y nacidas, famélicos y famélicas, desnudos y desnudas, sin dónde caerse muertos y muertas. Nuestros y nuestras políticos y políticas, se ven incapacitados e incapacitadas para afrontar el problema, temerosos y temerosas de que…” Ja Ja…, las carcajadas son mías y de quienes me quieran acompañar…

Asimismo, en otro artículo el mismo Marías remata: “La lengua no se cambia por decreto o porque lo desee un determinado grupo social, ni siquiera la cambia el diccionario, que se limita a registrar los términos que le parecen suficientemente instalados en el uso y habla de los ciudadanos. El habla es lo más libre que hay después del pensamiento y es inadmisible que se intente coartarla o restringirla según sus gustos o su hipersensibilidad”. Con un poco de sentido común esta polémica no debería existir, pero ahí está y ahora se ha quedado.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.