Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Fiscal recargado… por la presión pública

Paola Alemán/Periodista

lunes 5, septiembre 2016 - 12:00 am

OPINION

Recargado y contra la pared, es una frase que dista mucho de la imagen coloquial a la que estábamos acostumbrados en la era Luis Martínez, al frente de la Fiscalía General de la República. Nada hay ahora de eso desde Twitter, donde al menos yo no tengo conocimiento de una cuenta manejada por el nuevo jefe fiscal, Douglas Meléndez.

¿Y por qué contra la pared?, se preguntarán los escépticos a este artículo. Bueno, basta ver los meses de espera de la población para comenzar a percibir el trabajo de Meléndez, con preguntas como, ¿y qué es lo que hace el Fiscal General desde que llegó al cargo?

Eso habría comenzado a resolverse a mediados de agosto pasado, con la actividad en el caso Funes o, más aún, días después, con la captura de Luis Martínez, exfiscal general, así como del empresario Enrique Rais, por sus nexos que, aparentemente y según el Ministerio Público, alzaron vuelo más allá de los viajes conjuntos en los aviones del amigo pudiente.

publicidad

La caldera desde el lado de la acusación, o sea en el Ministerio Público, trabaja a todo vapor para cocinar también los centenares de folios en la causa contra el expresidente Mauricio Funes, acusado de al menos cinco delitos.

Pero el verdadero reto que tiene al fiscal Meléndez, al filo del iris ciudadano, es la estrategia de sus hombres para sortear la resolución de la Jueza 7º de Paz, Evelyn Jiménez, quien dejó en polémica libertad bajo fianza a los implicados del caso Rais-Martínez, mientras la fase de instrucción llega con la sustentación de la “sociedad” de los dos personajes, la cual, con relatos un periódicos digital, me recuerdan más de un episodio de Los Soprano.


Mientras el atlas público va en la espalda de Meléndez, Claudia Herrera espera en la cárcel por la libertad, al supuestamente ser víctima de la fabricación de pruebas por este dúo siempre mediático y sobre todo por la insuficiencia renal crónica que, según Herrera, padece desde su encierro en la Cárcel de Mujeres. Eso tras ser acusada de amenazas e incluso de lavado de dinero, pues habría presentado documentos de una herencia y un sueldo como empleada estratégica de una institución costarricense. Su también encarcelado esposo, Mario Calderón, fue apoderado legal de Rais, quien antes lo había mandado a prisión por extorsión.

Volver entonces la vista al fiscal Meléndez por esta y otras causas se vuelve justo y necesario dado el peso que conlleva un cargo público de esa magnitud, el cual, por si lo han perdido de vista, es igual o más importante que el de un presidente de la República, independiente si este último muestra o no un letargo por los verdaderos problemas a su alrededor, causados muchas veces por sus hombres de confianza.

Pero esa, por hoy, es harina de otro costal, como reza el sabio dicho popular.

La V de Victoria es una señal que ha recibido masivamente el fiscal general desde su paseo estratégico por las principales televisoras del país y una radio, para revelar una buena dosis de los antecedentes con los que cuenta en los dos principales casos en el tintero judicial: el de Funes y de la especie de “sociedad de amistad variable”, Rais-Martínez.

Pero si la etapa de instrucción es inevitable por ahora en uno de los casos, también lo son los resultados, más allá de las apariciones mediáticas que duraron una semana completa (y que dicho sea de paso, en tiempos de investigación se agradecen).

Es hora entonces de que el fiscal Douglas Meléndez sortee, además de la cuestionada actuación judicial en el caso Rais-Martínez, el estrés proporcional al peso de los centenares de folios por analizar y la traducción esperada: una acusación sólida que lo lleve al camino de la transformación de la investigación eficiente en El Salvador; es decir, a ser, sin lujo de fotografías histriónicas, un verdadero Fiscal Recargado.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.