Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Francia pone en el punto de mira el cristianismo

Sherman Calvo / Publicista

viernes 3, marzo 2017 - 12:00 am

El pasado miércoles iniciamos la Cuaresma, tiempo penitencial para los católicos y vimos cómo infinidad de personas, se forman en largas filas para que les marquen la frente con una cruz de ceniza bendecida. Llegan, se forman en la fila, reciben la ceniza y se van… Personas buenas, almas cándidas quizá, que siguen una tradición que tiene carácter de ritual al que pudiera caber, en su entendimiento, algo mágico y que por nada del mundo dejarían pasar esta fecha sin llevar en su frente la huella de la ceniza.

Cosa buena es que esta tradición del Miércoles de Ceniza, esté tan arraigada en el corazón de los fieles católicos. A lo mejor todos los que estén en la fila sepan qué es lo que significa y que de ninguna manera es, ni obligación ni Sacramento. Probablemente todos vayan meditando -ya que de eso se trata- sobre el punto filosofal de que polvo somos y en polvo nos convertiremos. Tal vez, todos deseemos empezar la Cuaresma con un acto de humildad y pidiendo perdón por nuestros pecados.

Y esto está muy bien, pero hay “algo” que no está bien. Ese día en que los católicos del mundo celebramos el inicio de la Cuaresma con el rito la imposición de la ceniza, el derecho a la libertad de culto que consagra nuestra Constitución fue atropellado por autoridades del Liceo Francés de la ciudad de San Salvador.

publicidad

En un acto de intolerancia e irrespeto, los niños y jóvenes católicos que asistieron a las celebraciones litúrgicas del Miércoles de Ceniza, fueron sacados de sus aulas y obligados a borrar de sus frentes el signo de nuestra fe. El abuso cometido ese día, evidencia el rostro de la intolerancia y la discriminación de muchos que se declaran abanderados en la defensa de la igualdad.

Mientras esto ocurre en El Salvador, en Francia se preguntan: ¿Y si anulamos las festividades cristianas del calendario? Ésta ha sido la idea que ha tenido una nueva formación francesa denominada Terra Nova, cercana al Partido Socialista, que ha elaborado un informe donde propone sustituir las fiestas cristianas. No es la primera vez que en Francia proponen eliminar las fiestas cristianas.


Ya en 2012, Eva Joly, del partido verde, propuso en su campaña electoral otorgarles un día festivo a los musulmanes para la celebración de sus fiestas más importantes. En 2015, Ericka Bareigts, diputada del partido socialista propuso respetaran las fiestas musulmanas “para tener en cuenta la diversidad cultural, religiosa e histórica”. Por el contrario, Florian Phillippot, vicepresidente del partido de Marine Le Pen, Frente Nacional, denunció que cambiar las fiestas cristianas supone “una violación al principio de unidad de nuestra República”. Todo apunta a la progresiva descristianización que está sufriendo Francia, considerada como el país europeo con el mayor número de musulmanes practicantes (más de cinco millones).

Según un informe del Observatorio de Patrimonio Religioso francés (OPR), en Francia hay 45.000 iglesias, de las cuales 10.000 están en peligro de ser destruidas. La iglesia en Francia no solo sufre decadencia, sino que además está perseguida. Según un informe del observatorio francés de ‘Cristianofobia’, los actos cometidos contra iglesias, lugares de culto, colegios y sitios de internet cristianos en Francia han aumentado en 2016 en un 38 % respecto al año anterior. Solo en 2016 se produjeron 376 ataques.

Es lamentable y censurable desde diferentes puntos de vista, que esa detonación de descristianización que vive Francia llegara como onda expansiva a nuestro país en ese centro escolar, humillando a niños y jóvenes católicos, obligándolos a lavarse su rostro para borrar la Cruz de Ceniza. La libertad religiosa es un derecho consagrado en la Constitución que el Estado debe defender.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.